Días atrás el ministro Gustavo Santos anunció la pronta “exclusión” del IVA al extranjero en los hoteles. Las preguntas de cuándo y cómo lo harán chocaron con la falta de un funcionario que le diera cuerpo a la frase. Desde la CAT y los hoteleros sostienen que el modelo a implementar sería la devolución del 21% a través de las tarjetas de crédito internacionales. Las agencias creen que eso dejaría al canal comercializador afuera del beneicio y reclaman que se opte por la exención.

“Pronto sólo con la exclusión de la recaudación del IVA para los brasileños en hoteles argentinos tendríamos una reducción del 21% en el precio que se puede cobrar”, fue la frase del ministro de Turismo, Gustavo Santos, que llenó el éter sectorial durante toda la semana pasada. Y a falta de un vocero o un funcionario que diera respuesta a las preguntas que dejó picando el anuncio (¿fue un anuncio?) de Santos pronunciado en San Pablo, el MinTur cedió la iniciativa y abonó el terreno para las mil y una interpretaciones sobre la concreción de una de las demandas más anheladas por la actividad.

Lo único que por consenso se tiene por claro es que el IVA para los turistas extranjeros tiene sus días contados. Pero el cuándo y –fundamentalmente– el cómo son terreno de especulaciones, muchas de ellas fundamentadas en buena información.

Lo que no se alcanza a entender es el motivo para realizar un anuncio y esconder la mano, sabiendo que en cuestiones de bolsillo la precisión marca la diferencia entre que algunos se sientan incluidos y otros excluidos.

CUÁNDO.

“Pronto”, es el único indicio oficial para la medida. O sea, según la Real Academia Española (R.A.E), “rápidamente” o “con celeridad”.

Al margen de las interpretaciones literales, la información que circula es que la propuesta de incentivar el arribo de extranjeros y la generación de divisas a través del fin del IVA (ya veremos cómo) está avanzando sin contratiempos en los contactos entre Santos y la coordinación del Gabinete Económico del Gobierno. De hecho, y aunque se refiriera la presentación de un plan productivo sectorial, días atrás el ministro le había dicho a este medio: “Ya estuvimos conversando con él (en referencia a su reciente contacto con el presidente Mauricio Macri) en términos generales y compartimos la visión”.

Lo dicho no quita que el anuncio de la inminencia de la medida no haya tomado por sorpresa al propio sector privado, que venía ajustando detalles sobre cómo echarlo a rodar. “Es lo que hemos venido hablando y es una necesidad de cara a recuperar algo de competitividad frente a otros países de la región”, reconoció el presidente de la AHT, Aldo Elías, quien de todos modos se mostró “gratamente sorprendido de que Santos haya salido a afirmarlo en Brasil. Entiendo que lo hizo como un mensaje para incentivar y empujar un mercado clave para el país”.

Otro que se mostró ilusionado por la eventual aceleración de los plazos es el titular de la Fehgra, Roberto Brunello: “Tenemos entendido que la cuestión fue planteada en reuniones con Economía y hay un espacio propicio para su avance. La gestión de este Gobierno tiene 5 o 10 actividades a las que considera como principales y el turismo es una de ellas. Por eso tengo muchas expectativas de que esta vez salga, estoy ilusionado. Actualmente hay otro diálogo y mirá que llevo 25 años esperando que alguien concrete lo que venimos impulsando”. El dirigente hotelero-gastronómico dijo que, además, en los próximos días tienen agendadas reuniones con el ministro de Economía, Alfonso Prat-Gay; y el titular de la AFIP, Alberto Abad; para avanzar con éste y otros temas.

CÓMO.

“Exclusión de la recaudación del IVA” y “en hoteles argentinos” son las únicas dos piezas visibles del rompecabezas capaces de dar indicios de cómo se instrumentaría la medida (gracias al mutismo oficial). Si nuevamente apelamos a la R.A.E. encontramos la siguiente definición de excluir: “Quitar a alguien o algo del lugar que ocupaba”. Una interpretación literal que conduce a pensar que lo que Santos anunció es la exención (no cobro) del IVA a los visitantes extranjeros en el consumo de los alojamientos.

Sin embargo, la fórmula en la que se está trabajando es la de devolución del IVA. Y la diferencia no es menor (ya veremos cómo impacta en el ánimo de las agencias).

Con el modelo de exención el hotelero o prestador incluido en la medida directamente factura sin el 21%, sea al operador o al cliente extranjero directo. O sea, en teoría, una habitación que valía $ 121 pasaría a costar $ 100.

Bajo el formato de devolución del IVA, el 21% se sigue facturando pero luego es reintegrado al consumidor vía su tarjeta de crédito. Dejemos que lo explique Brunello, quien dijo que lo que se está impulsando es un proyecto de la Fehgra: “La devolución al producirse sólo para las compras con tarjetas internacionales permite un mayor control, es más tangible e incentiva la formalidad. Con la eximición no queda constancia”.

Si bien la formalidad y bancarización se agradecen, todo indica que en el Gobierno apoyan la devolución como estrategia para evitar que el efecto sobre los precios se licue con un inmediato aumento de las tarifas. “Para todos lo más sencillo sería la exclusión, pero sería más difícil de controlar que el beneficio llegue efectivamente al pasajero extranjero”, explicó Elías, quien detalló: “Si bien todavía no está totalmente claro el mecanismo, se está buscando que esta exclusión o devolución –como sea– no signifique que al hotelero luego se le ocurra aumentar sus tarifas un 20% y todo siga igual”.

Dicho esto, todos en el sector reconocen que puestos a elegir levantarían la mano por la exención antes que por la devolución. Y así está plasmado en las cientos de carpetas presentadas pidiendo la puesta en marcha de este incentivo. Sin ir más lejos, en el documento elaborado por las entidades que integran la Cámara Argentina de Turismo (CAT) y presentado a los candidatos a presidente en las elecciones de octubre se promovía “extender la exención del IVA a los visitantes extranjeros”. En diálogo con este medio, el titular de la Cámara, Oscar Ghezzi, reconoció que era la idea original “pero choca con el mecanismo de acreditación por vía de las tarjetas de crédito. El principio que nos gusta es el de exención, pero entendemos que a través del tiempo ha evolucionado mucho el sistema de las tarjetas para que sea un sistema práctico y efectivo”.

MOMENTITO SEÑORES.

Como dijimos, a quienes no les da lo mismo el matiz idiomático entre exclusión y devolución son a las agencias de viajes. Desde la Faevyt no ocultaron la sorpresa por el giro que dio la cuestión: “Sin ánimo de confrontar, lo cierto es que no es lo que veníamos charlando desde la Fitur. Siempre se habló de exención y no de devolución”, señaló el titular de la Federación, Fabricio Di Giambattista.

Dos son las cuestiones básicas por las que la devolución está lejos de convencer. “Si el reintegro del IVA es a través de las tarjetas de crédito la medida estaría orientada directamente al pasajero, dejando afuera a toda la cadena de comercialización. Y obviamente estamos en contra de eso, porque además es nuestro canal el que activa la promoción”, añadió Di Giambattista. O sea, lo ven cómo que se los excluye como caras visibles del incentivo frente al pasajero, siendo que la política promocional del destino se carga en los hombros de las agencias a través de los operadores en el exterior (“¿y resulta que después no vamos a poder vender sin IVA?”). El modelo colombiano es el horizonte, ya que le da valor agregado a la cadena: el gobierno de Santos (Juan Manuel) decretó la exención del IVA a los extranjeros que adquieran sus paquetes a través de agencias, operadores u hoteles que estén inscriptos en el Registro Nacional de Turismo.

Pero no sólo eso, la Faevyt entiende que la devolución licúa la percepción del beneficio. “Si el hotel directamente le facturara al operador sin IVA, la agencia podría generar un impacto real en la promoción y comercialización del país. Sería la tarifa final del producto la que se vuelve competitiva a la hora de salir a vender”, añadió Di Giambattista, quien agregó que además habría un doble control de la correcta aplicación del beneficio.

Por el lado de los hoteleros, negaron que haya una intención de discriminar al canal comercializador. “Obviamente, nosotros hicimos el proyecto pensando en la hotelería y la gastronomía, pero estoy al tanto que los operadores quieren que el beneficio se extienda a su sector. Me parece lógico y creo que amerita una discusión. Hay que buscar que la cosa funcione”, explicó el presidente de la Fehgra.

En línea con lo anterior, Aldo Elías aportó: “Lo que está claro es que si se pretende que lleguen más pasajeros tiene que estar incluida toda la actividad, aun cuando factura una agencia o un operador. Por lo cual, no entiendo que se esté queriendo puentearlos. De hecho, me cuesta imaginar que se los deje afuera. No tendría sentido”. El presidente de la CAT también quiso llevar tranquilidad: “Está contemplado que estén incluidos los operadores, porque la idea es beneficiar al sector y no a solo uno de los segmentos. Y las agencias son las que traen pasajeros al país”.

Es de esperar que el Ministerio de Turismo, además de incluir el anuncio en una frase aislada de un discurso, salga en los próximos días a dar más detalles de una medida que hace años espera todo el sector.

Fuente: Ladevi
01/04/2016

 

Artículos Relacionados