Casi un 30% se acentuó en el primer trimestre el rojo entre las salidas de argentinos al exterior y los extranjeros que visitaron el país. En términos degastos, en lo que va de 2017 los que salieron por Ezeiza y Aeroparque erogaron el doble de dólares que los que dejaron los visitantes foráneos en el país. Los números tibiamente positivos del receptivo se sustentan en una notable mejoría del mercado brasileño.

Los números del receptivo internacional para Argentina muestran mejorías. En lo que va del año los arribos a través de Ezeiza y Aeroparque (puertas de entrada para más de 8 de cada 10 visitantes) crecieron un 3,1% respecto al pésimo primer semestre de 2016 -cuando habían caído un 7%-. El gasto de los turistas también fue un casi un 10% mayor y las pernoctaciones al menos se mantuvieron estables.

El problema es que esos tibios brotes verdes empalidecen si se los pone en la balanza con el emisivo. Por caso, contra el 3% de aumento de los arribos, las salidas de argentinos lo hicieron un 12,2%, que además incrementaron sus pernoctaciones un 16,6% y el gasto un 11,4%. Así las cosas, en el acumulado de los primeros seis meses frente al mismo período de 2016 el saldo negativo pasó de 613 mil turistas a 787 mil, o sea la brecha entre receptivo y emisivo se amplió un 28,3%.

OBRIGADO BRASIL.

Para que los números del receptivo no sean abiertamente frustrantes hay un nombre propio: Brasil. En el segundo trimestre los arribos del país vecino crecieron un 15,6% y el gasto en dólares un 23,7%. Pero no se trata de una recuperación aislada. En el primer trimestre del año el principal mercado emisivo para Argentina aumentó un 30% y el gasto total en dólares lo hizo un 43,9% respecto del mismo período de 2016. De hecho, como venimosmarcando mes tras mes, el héroe de la remontada del receptivo es Brasil, que produce más de 6 de cada 10 de esos turistas adicionales llegados a Ezeiza y Aeroparque.

Es más, son los países que comparten fronteras con Argentina (con excepción de Uruguay) los únicos que en lo que va de 2017 han incrementado un poco el número de visitantes a través de Buenos Aires.

El resto de los mercados internacionales tuvieron declives con respecto al primer semestre de 2016. El más importante fue el de Europa, que cayó un 5,1% en los primeros tres meses y un 0,3 entre abril y junio; seguido de los de larga distancia (básicamente Asia y Oceanía) con -4,1% y -1,7%, respectivamente; y Estados Unidos y Canadá, con -0,9 y -1,5%.

BALANZA ROJO RÉCORD.

Pero lo que más preocupa es que, a pesar del tibio despertar del receptivo, el saldo de la balanza turística es cada vez más rojo (-787.400 viajeros), incluso pese a que el emisivo desde agosto del año pasado muestra una desaceleración de las tasas de crecimiento interanual.

De hecho, mientras hoy la cantidad de ingresos al país vía Ezeiza y Aeroparque es la segunda más floja de la década, la de egresos de argentinos por la misma vía fue récord, y duplica a la de 2010.

Más preocupante aún es que si se mide en términos de gastos, en lo que va de 2017 los argentinos que salen por Ezeiza y Aeroparque gastan casi el doble de dólares (US$ 2.532 millones) que los que dejan los visitantes foráneos en el país (US$ 1.378 millones).

Fuente: Ladevi
15/08/2017

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.