Después de varios años, la celebración que inicia los actos centrales de la Vendimia sale del Gran Mendoza. Tendrá una procesión de 3 días como antesala.

Una procesión de tres días por fincas, bodegas y capillas rurales, el Valle de Uco dará la bienvenida a la Patrona de los Viñedos. La imagen de la Virgen llegará la semana que viene a la zona para presidir la Bendición de los Frutos y este recorrido previo pretende ser un espacio para que los valletanos puedan compartir su devoción y religiosidad popular.

Don Carmelo Hidalgo (85) dedicó toda su vida al cuidado de la finca, que todavía comanda con orgullo y esmero en San Carlos. Junto a su mujer Julia, por estos días están preparando la casa e invitando a los allegados para recibir a “la Madrecita”. Como la de Carmelo, familias de productores, empresarios y trabajadores rurales del Valle trabajan en el armado del ‘altarcito’ que cobijará por unos minutos a la Virgen de la Carrodilla.

Así, la comitiva religiosa partirá el 22 de febrero, a las 8, de la parroquia de La Carrodilla, en Luján. Recorrerá sin pausa distintos sitios de ese departamento, Tupungato, Tunuyán y San Carlos; para llegar el 24 de febrero, cerca de las 20, a la iglesia de San Juan Bosco, de Eugenio Bustos.

Este será el punto final de la procesión y donde estará bajo custodia la imagen hasta el 28 de febrero, día en que tendrá lugar la Bendición de los Frutos en el anfiteatro Neyú Mapú.

Con el cambio de gobierno, volvió la idea (pergeñada en la gestión de Cobos) de descentralizar el escenario de la Bendición, que históricamente ha sido el Prado Gaucho en el Parque San Martín, para que cada departamento pueda vivir desde adentro este acto vendimial.

El primero en concretar el anhelo fue Tupungato en 2006. Después llegó a distintas comunas, pero terminó por volver al Parque. Ahora, también se busca recuperar este pintoresco recorrido previo.

Así la tradicional procesión por las calles del microcentro será reemplazada por tres jornadas por el Valle. Pero no será únicamente un cambio de paisaje: la idea es que la Virgen a su paso invite a los lugareños a participar de las celebraciones religiosas y vendimiales de una manera más próxima.

Los puntos de concentración, oración, estadía y pernocte han sido diseñados por el gobierno, los municipios y, especialmente, el Arzobispado de Mendoza. Cuerpos de Gendarmería serán los encargados de escoltar la imagen de la Patrona a lo largo de todo el viaje.

Cada día de marcha contará con liturgias, celebraciones, momentos de oración y de cantos y danzas. La procesión se irá deteniendo por 30 minutos en distintas bodegas y fincas, que han sido previamente seleccionadas. Una parada obligada serán las capillas rurales, como la del Sagrado Corazón de Jesús en San José (Tupungato), la San Judas Tadeo (Los Árboles) y La Purísima (Manzano Histórico).

Por las mañanas, habrá actos más protocolares en plazas y explanadas municipales de las cuatro comunas (incluida Luján). Por las tardes, la Virgen llegará a las parroquias centrales, donde oficiarán misas y compartirán noches de custodia y oración, informaron desde las municipios.

Los sancarlinos, además, alistan entusiasmados su anfiteatro. Incluso han pedido recrear expresiones propias de religiosidad para esa fecha, como la alfombra de hinojos con la que los vecinos de antaño recibían el paso de su Patrona.

María Elena Coronel, titular de Cultura del departamento, adelantó que la celebración será ecuménica y que durará poco más de una hora. Además de los actos litúrgicos, el evento contará con una puesta artística que durará unos 15 minutos. El guión rescatará la figura del General San Martín, sobre todo el parlamento que realizó a los indios en el Fuerte de San Carlos, a metros nomás del anfiteatro Neyú Mapú.

Las tradiciones vendimiales están muy arraigadas en la cultura mendocina, te invitamos a participar de nuestra Fiesta Máxima, interiorizate con nosotros!

Fuente: Los Andes

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.