Finca Agostino -propiedad de los hermanos Agostino- es un proyecto vitivinícola que se originó en un sueño: volver a la tierra donde fueron felices durante su infancia.

Vincenzo, Rosalía, Sebastián y Miguel Agostino vivieron su infancia en Mendoza antes de instalarse con sus padres en Canadá en los años 60. En el 2003 deciden volver a Mendoza para emprender este proyecto con el fin de elaborar vinos de alta gama de los más destacados de Argentina.

Para ello imaginaron el lugar perfecto; el terruño ideal para sus uvas, la infraestructura y tecnología adecuadas para sus vinos, el paisaje y ambiente natural, la casa familiar y casa de huéspedes, que les brindara la posibilidad de compartir su sueño con sus seres queridos.

Convencidos de que el secreto de un gran vino se encuentra en el viñedo, en 2003 adquirieron un viñedo de 225 hectáreas con vides de hasta 60 años de antigüedad en Barrancas, Maipú. En el 2006 incorporaron otras 50 hectáreas en La Consulta, Valle de Uco y este año sumaron 100 hectáreas más colindantes al viñedo de Barrancas.

La bodega fue construida con la última tecnología de recepción, molienda, prensado y vinificación. Hoy cuenta con tanques de acero inoxidables que suman 2 millones de litros de capacidad y con 1 millón de litros en piletas de cemento revestidas con resina epoxy, llevándose en ambos casos un estricto control de temperatura.

La inversión total en viñedos, infraestructura y bodega realizada por los hermanos Agostino fue de U$S20 millones.

Todas las líneas vinos de Finca Agostino se desarrollan bajo prácticas de trabajo ecológicamente sustentables y certificadas. Las certificaciones obtenidas son la IFS (International Food Standard) de Alemania y la “British Retail Consortium’s Global Standard for Food Safety” (BCR) de Gran Bretaña.

Para recibir a sus visitantes de la mejor manera, este año se construyó una amplia y moderna sala de degustación, un salón cubierto y un restaurante (que esperan abrir al público en marzo de 2013), que cuenta además con una galería abierta que se integra al viñedo. Dicha obra demandó una inversión total de U$S1 millón.

De esta manera y con una inversión total de U$S21 millones, Finca Agostino se integra al circuito turístico de Maipú con una experiencia enoturística y gastronómica única. En la que se destacan las bondades del paisaje de Barrancas, el respeto por el medio ambiente, el amor por el cuidado de la tierra y una excelente propuesta gastronómica que se complementa con sus mejores vinos.