Más de 25 etiquetas de 15 bodegas de todo Mendoza se mostraron en el Consulado Argentino en esa ciudad.

En el marco de promoción del Bonarda como cepa emblema argentina, ésta fue presentada por primera vez en Nueva York (Estados Unidos), con actividades que incluyeron rondas de negocios y un cóctel con degustación de distintas etiquetas.

De la acción, participaron más de 25 etiquetas de 15 bodegas de Mendoza: Nieto Senetiner, Durigutti, Lamadrid, Colonia Las Liebres, Familia Falasco, Antonietti, Zuccardi, Crotta, Mi Estancia, Morcos, La Añorada, Tierra de Andes, Niven, La Hilda y Altillos de Medrano.

Según cuenta Vinos y Buen Vivir, la jornada se llevó a cabo en el Consulado Argentino en Nueva York y contó con la presencia de cinco bodegueros que viajaron desde Mendoza y dos representantes comerciales de las bodegas en Estados Unidos, así como del presidente del Concejo Deliberante de San Martín, Bartolomé Robles, y del director de Industria y Comercio de Mendoza, Facundo Esnal.

“En la Municipalidad de San Martín continuamos avanzando en la promoción de la Bonarda Argentina y esta acción forma parte del plan anual que desarrollamos con ese objetivo. Estados Unidos es uno de los principales mercados para los vinos argentinos y Nueva York la puerta de entrada, por eso fue nuestro primer destino fuera de Argentina. Sin embargo, este es sólo el primer paso y seguramente continuaremos con este tipo de misiones tanto en este país como en otros”, señaló Bartolomé Robles, impulsor de la actividad.

Para Octavio Falasco, de Bodega Familia Falasco, el saldo fue muy satisfactorio. “Realmente fue muy positivo, ya que tuvimos la posibilidad de hacer contacto con importadores, distribuidores y prensa. Hace años que trabajamos con Familia Falasco en el mercado de Estados Unidos y el Bonarda tiene un gran potencial que necesitaba comenzar a ser explotado de esta manera. Estoy seguro que estas acciones, en conjunto con las otras que ya viene desarrollando el municipio, van a comenzar a dar sus frutos”, afirmó.

Primera Degustación y Ronda de Negocios. Al cóctel asistieron importadores, distribuidores, sommeliers, periodistas y blogueros especializados y público en general vinculado al mundo del vino y la gastronomía.

 

Bonarda: Varietal único de Argentina y con gran potencialidad

Está en marcha el Plan de Desarrollo y Promoción de Bonarda Argentina, un trabajo en conjunto entre Bodegas de Argentina, Wines of Argentina, el Centro de Viñateros y Bodegueros del Este, la Comisión de Difusión y Evaluación de Vinos (CODEVIN) y la Municipalidad de San Martín. El mismo  comenzó a gestarse en octubre de 2013, como parte de un trabajo conjunto entre las cinco entidades, con el fin de ordenar y aglomerar distintas acciones aisladas que se venían desarrollando desde hace unos años para posicionar Bonarda Argentina. Durará 18 meses y se implementará en etapas, con distintas actividades y eventos de promoción y difusión.

El Plan invita a redescubrir un varietal de larga data en nuestro país que, por sus características y valor estratégico, ayuda a complementar el portfolio de Argentina, ampliando la oferta al consumidor.

Bonarda Argentina es una variedad con una personalidad amable y genuina. Cuenta con una gran plasticidad para la elaboración de diferentes tipos de vino lo que posibilita lograr productos con un estilo moderno y adecuado a lo que busca el mercado.

Esta cepa va encontrando su lugar en las mesas de los consumidores del mundo. Se la destaca por presentar un muy buen color, de taninos suaves, fácil de tomar y principalmente, de baja graduación alcohólica, característica distintivas ante las nuevas tendencias.

El bonarda es una variedad con gran potencialidad enológica en Argentina y es considerada la segunda cepa tinta más importante, después del malbec. El país es el único productor de esta uva, por lo que es un varietal sin competencia de otros países. Otro punto distintivo, es que se desarrolla con gran éxito en todas las regiones argentinas, demostrando su particularidad en cada lugar.

Argentina es prácticamente el único país capaz de producir Bonarda Argentina en escala, por lo que es un varietal sin competencia de otros países, diferenciándose en los mercados.

Las características del producto lo hacen un vino perfecto para acompañar las comidas, siendo uno de los preferidos por los sommeliers a la hora de recomendarlos en sus maridajes, posicionándolo como food friendly.

Adquiere una excelente relación calidad – precio, ya que Argentina cuenta con más de 18.000 hectáreas de este varietal lo que permite elaborar vinos altamente competitivos y de gran calidad, obteniendo así, más por cada peso invertido en una botella de Bonarda Argentina.

Redescubrir este clásico será una propuesta que querrán probar todas las generaciones, pero en especial los jóvenes de entre 18 y 35, los llamados Millenials, que se podrán lucir con este varietal por tratarse de unvino hipster, nuevo, moderno, original, mezcla de intelectual y artístico, especial para acompañar en todas las ocasiones de consumo, pero en especial para compartir con amigos y combinar sus las comidas preferidas.

Su estilo juvenil y el encanto de redescubrir un varietal con larga historia en nuestro país, hacen de la Bonarda Argentina una “novedad” interesante para posicionar en el mercado.

Según el enólogo de Nieto Senetiner, Roberto González, las características enológicas de este vino, cuando se las compara con el Malbec, son muy símiles: “Es un producto que presenta muy buen color, de nariz fresca y frutal; algunas veces suele evolucionar al clavo de olor y de boca muy sedosa, amplia y de taninos muy soft. Una cualidad muy importante es que su contenido alcohólico no supera los 13,5”.

A todas estas características, el enólogo José Morales de bodega Callia mencionó que por lo general son vinos muy frutados (perfil de frutas rojas frescas), “en algunos casos con notas de menta y eucalipto, que trabajados con una buena madera que aporte, por ejemplo, sensaciones de chocolate, permiten obtener vinos de aromas muy distinguidos, en boca en general presentan taninos muy suaves y dulces, que los hacen muy fáciles de beber, que con un buen trabajo con madera hacen que se les pueda sumar también una buena complejidad”.

Finalmente, Sebastián Zuccardi de la bodega homónima señaló que “es una variedad de gran adaptación a nuestro clima y suelos, por esto es la segunda variedad tinta cultivada en el país. Esta ampliamente difundida en las zonas de menos altura de Mendoza (zona este) pero se la encuentra en toda la provincia”.

En este contexto, es que Zuccardi añadió que lo importante es que durante mucho tiempo en Argentina se la veía solo como una variedad para producir volumen, por la posibilidad de dar generosos rendimientos, pero puntualizó que “esto ha cambiado y hoy se elige la zona correcta y se trabaja en el viñedo para obtener vinos de gran calidad e identidad. Es una variedad de hojas enteras, racimos grandes, compactos y bayas redondas. Tiene un ciclo de maduración largo, por lo que en zonas de mayor altura es necesario trabajar con rendimientos moderados para que llegue a madurar”.

Por otro lado, teniendo en cuenta los lugares donde mejor se desarrolla, el enólogo de Bodega Zuccardi explicó que “en el caso de Mendoza, las zonas más cultivadas son aquellas de menor altura, ya que tiene un ciclo de maduración más largo, y en esos lugares realmente se destaca con respecto a otras variedades. Sin embargo, cuando es cultivada y manejada adecuadamente en zonas de altura muestra características muy interesantes”. De este modo, es que “creo que depende el objetivo y el nivel de vino que buscamos es la zona en que la cultivamos”.

El enólogo de Nieto Senetiner indicó además que las zonas donde se localizan la mayor cantidad de hectáreas implantadas es el Este mendocino, allí junto con la zona Alta del Río Mendoza encuentra su terruño.

Fuente: Diario UNO, Winesofargentina.org y Entorno económico

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.