La Corte le abrió la puerta a una nueva concesión del complejo Penitentes