Con la demanda en su récord histórico, el déficit entre ingresos y egresos de dólares por Turismo alcanzó los US$ 9.030 millones, un 27% mayor al acumulado en 2016.

En los primeros 10 meses del año la demanda bruta de divisas por “Viajes, pasajes y otros pagos con tarjeta” cruzó la barrera psicológica de los US$ 10 mil millones. Es la primera vez en la historia (hace 15 años que se mide) que esa cifra se supera en octubre, faltando todavía dos meses para el cierre de 2017. (párrafo destacado)

Según el BCRA, los viajes al exterior demandaron la friolera de US$ 10.616 millones. O sea, US$ 2.300 millones más que en el mismo período del año pasado y US$ 2.800  millones más que en 2015.

De esta manera, no sorprende ni un poco que el déficit entre ingresos y egresos de dólares por Turismo haya alcanzado los US$ 9.030 millones, superando cómodamente el rojo de todo 2016 (US$ 8.538 millones). Pero si se compara con el mismo período del año pasado el desbalance aumentó un 27%, lo que equivale a un incremento del desbalance en casi US$ 2.000 millones.

DESACELERANDO

En octubre la diferencia entre ingresos y egresos computados a la cuenta de Viajes fue negativa en US$ 823 millones, creciendo un 7% respecto al mismo mes de 2016.

Vale destacar que porcentualmente se viene observando una desaceleración del ritmo de profundización del rojo en la cuenta Turismo. (párrafo destacado)

De hecho, el problema no es que no crezcan los ingresos. Entraron por Turismo US$ 142 millones en el mes, lo que implica un nada despreciable incremento del 29% (US$ 32 millones más) respecto a 2016.

El problema, como dijimos, es que en términos absolutos la brecha es tan abismal), que el déficit de la cuenta no para de aumentar y batir todos los records. Mientras que en 2017 se demandaron US$ 10.616 millones para viajes al exterior, ingresaron apenas US$ 1.586 millones por receptivo internacional. O sea, lo que entra es menos del 15% de lo que se va.

EL GASTO INCÓMODO

Mes tras mes el Banco Central incluye en sus informes un asterisco que pone los pelos de punta al sector turístico. Allí la autoridad monetaria se encarga de aclarar que el registro de la compra de moneda extranjera para cancelar los saldos con las empresas

emisoras de tarjetas internacionales es computado en el concepto de turismo y viajes. Es más, desde hace un par de meses el asterisco incluye la salvedad de que se incluyen tanto los consumos que efectúan los residentes por viajes al exterior como las compras no presenciales a proveedores del exterior. Estas últimas suman US$ 150 millones mensuales, equivalentes al 17% del total de egresos de la cuenta Turismo.

Fuente: Ladevi

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.