Tras dos años de reclamos, las agencias de viajes fueron admitidas a participar del programa de fomento al consumo. Las que adhieran podrán vender servicios nacionales en 12 o 18 cuotas sin interés. La tasa para el comercio oscila del 8% al 15%, un costo financiero considerado alto por muchos en el sector. De todos modos, esperan que sirva para despertar una demanda que viene muy alicaída y, por el otro, democratizar la oferta de cuotas.

Dos años después de su lanzamiento, por primera vez se habilitó a las agencias de viajes a participar del programa de fomento al consumo conocido como Ahora 12. La decisión, que habilita a los consumidores a adquirir servicios nacionales en 12 o 18 cuotas sin interés, fue celebrada en el sector, donde cualquier instrumento que levante una demanda planchada es bienvenido. Pero a la hora de leer la letra chica del contrato muchos operadores empezaron a hacer cuentas para ver si pueden participar y además cómo van a absorber el alto costo financiero del plan.

QUÉ, QUIÉNES Y CUÁNDO.

Antes de avanzar en las cuestiones contractuales, repasemos los cambios que introdujo en el programa de fomento al consumo, el único que en lo que va del año puede mostrar números positivos (ver recuadro). Originalmente, el rubro Turismo (facturaba menos del 1% del total de las actividades incluidas) sólo comprendía a micros y hoteles de 1 a 3 estrellas.

El canal comercializador nunca fue incluido. Aunque el día en que había sido lanzado en octubre de 2014 la propia expresidenta Cristina Fernández declaró que “esto obviamente lo van a manejar las agencias turísticas, que son las que tienen relación con las tarjetas y venden los paquetes”. Pero, en plena disputa por evitar la sangría de dólares, las autoridades de Economía creían que si se extendían el beneficio las minoristas le encontrarían la vuelta para aplicarlo a la venta de paquetes al exterior.

La resolución de la semana pasada lo que hizo fue extender el programa a 18 cuotas sin interés y ensanchar los servicios turísticos plausibles de sumarse: pasajes terrestres y aéreos, hoteles, paquetes turísticos “adquiridos a través de agencias de viajes habilitadas”, alquiler de autos, excursiones y actividades recreativas. Obviamente los servicios tienen que ser prestados en Argentina y ser adquiridos de jueves a domingo.

“Desde el lanzamiento del programa hemos trabajado para lograr la inclusión de toda la actividad, porque entendemos que este tipo de programas significan un gran estímulo para el impulso del sector”, señaló el presidente de la Faevyt, Fabricio Di Giambattista, quien consideró que la incorporación de las agencias es un reconocimiento al reclamo sostenido en el tiempo (de hecho, fue exteriorizado por última vez en el discurso de la pasada FIT).

Como dijimos, en la bienvenida sectorial al Ahora 18 se combinan dos factores. Por un lado, la necesidad de incentivos que despierten una demanda que viene muy alicaída. Por el otro, democratizar la oferta de cuotas sin interés en turismo, que se ha convertido en un elemento clave a la hora de definir la compra. Por ende, el acceder a un acuerdo con los bancos de la plaza es un codiciado diferencial, al cual la mayoría de las agencias pymes no logran llegar por las condiciones exigidas.

“Nos parece un buen incentivo para alentar la venta, que no atraviesa su mejor momento. La demanda suele reaccionar ante los pagos en muchas cuotas”, opinó Rodolfo Améndola, director general de Amichi Viajes, una de las operadoras líderes en venta de circuitos y paquetes nacionales.

NADA ES GRATIS.

Los comercios que se adhieran podrán elegir comercializar en 12 o en 18 cuotas. Sabido es que el “sin interés” percibido por el consumidor lejos está de implicar que la operación no tenga un costo financiero. El punto es quién la paga.

Formalmente, hoy quien carga en las espaldas la inversión de comercializar en cuotas sin interés son los comercios. En la práctica, la mayoría de las veces ese costo se traslada a los precios. “La estructura actual de financiamiento en cuotas no permite discriminar el precio real del producto del costo del financiamiento”, advirtió meses atrás Defensa de la Competencia en un duro dictamen contra el sistema de pago electrónico.

El caso del plan de fomento del Gobierno no es la excepción. No hay interés, pero hay costo. Para la venta en 12 pagos la tasa es del 8% si se elige cobrar a 60 días y del 10% si se opta por hacerlo a las 48 horas hábiles.

En el caso de operar en 18 la alícuota que se descuenta es del 13% si se decide recibir el dinero a los dos meses y del 15% si se quiere cobrar a las 48 horas.

CÓMO ABSORBERLO.

La pregunta inmediata es si un intermediario con tan bajos márgenes de rentabilidad, como las agencias, puede ofrecer financiamiento en condiciones donde entre lo que paga el cliente y lo que finalmente recibe le podan de un 8% al 15%.

“Hoy para poder ofrecer cuotas las tasas que piden rondan el 30% y como mínimo están encima del 20%. Con lo cual esto es una tasa subsidiada muy baja en comparación con lo que hay en el mercado. Por lo menos, es la mitad”, valoró Di Giambattista. De todos modos, el dirigente reconoció que las compañías más grandes están en condiciones de acceder a acuerdos preferenciales con los bancos con alícuotas mucho más bajas. “Pero llegar a eso es imposible para muchos operadores, prestadores y agencias”, completó.

En el mercado turístico actual muchos ofrecen 6 cuotas, algunos 9 y los jugadores más importantes llegan a 12 sin interés. Y, en general, acuerdan con los bancos tasas por debajo del dígito, porque se compensa con volumen y acuerdos publicitarios de gran magnitud.

Eso explica que los operadores más conocidos del ambiente perciban como cara una tasa del 10% al 15% como la de Ahora 18. Consultado al respecto, Améndola admitió: “Pensamos sumarnos al programa, pero estamos estudiando cómo aplicarlo, porque tiene un costo importante”. El ejecutivo de Amichi dijo que los que ya acceden a la posibilidad de vender en cuotas “tienen acuerdos particulares con cada banco, pero en general están infinitamente por debajo”.

Dicho esto, en el mercado son conscientes de que no pueden dejar pasar la posibilidad de vender en 18 pagos sin interés. El cómo absorberlo es otra historia, que seguramente no tendrá un desenlace muy distinto al de otros sectores habituados a incluir el costo de financiación en el precio final.

Fuente: Ladevi
02/12/2016

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.