Uber está de festejo luego de que la Sala III de la Cámara de Apelaciones en lo Penal, Contravencional y de Faltas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires ratificó ayer que la empresa es legal.

 

El fallo sostiene que la actividad de la empresa no constituye ninguna contravención, en respuesta al reclamo de la Ciudad de Buenos Aires que aseguraba que operaba de forma ilegal.

El dictámen de la Cámara también revoca las condenas impuestas contra Uber Argentina S.R.L. y sus directivos por el supuesto «uso lucrativo del espacio público sin autorización» y confirma la absolución por la «violación de clausura», un hecho que se le había imputado a la compañía por haber continuado prestando servicio pese a que la Justicia había ordenado el bloqueo de la aplicación.

En septiembre pasado, otro juzgado contravencional había condenado a la empresa a pagar multas de $ 60.000 y a dos años de inhabilitación para ejercer cualquier actividad relacionada con el transporte de pasajeros en la Ciudad.

 

Los argumentos

En sus fundamentos, uno de los camaristas que falló a favor de UBER sostuvo que: «No usa indebidamente el espacio público, en mi opinión, realizando una actividad lucrativa no autorizada, quien circula conduciendo un vehículo por las calles y avenidas libradas al tránsito automotor, con o sin acompañantes, sean estos conocidos del conductor o pasajeros que con él contrataron el transporte».

Tras recordar que «está permitido que cualquier conductor transite con su vehículo particular o el que le ha sido encomendado por las calles y avenidas libradas al uso automotor con o sin pasajeros», Delgado sostuvo: «Si algunos conductores lo hacen prestando el servicio público de taxi o de remises, deberán hacerlo con la habilitación y licencias respectivas. Pero de no hacerlo, no estarán usando ilegalmente el espacio público sino infringiendo las normas que impiden tales actividades sin licencia o habilitación».

En tanto que, para otro de los jueces del tribunal, que votó en contra de la empresa, «más allá de la moderna forma que pretende implementar la firma de acceder al servicio a través de una aplicación mediante internet, lo cierto es que se trata de una actividad económica de transporte legalmente regulada y por lo tanto, no puede funcionar hasta tanto no sea autorizada por la ciudad.»

Mientras que el tercer camarista explicó: «La falta de habilitación o permisos de cada vehículo que participa en la actividad comercial desarrollada por Uber debe evaluarse en cada caso en particular y, en ocasión de verificarse su ausencia, no es la contravención aquí imputada la que reprime la conducta a reprochar».

Desde Uber entendieron que «de esta forma pierde todo sustento legal la orden de bloqueo de tarjetas de crédito», dado que la medida fue dictada en el marco de la supuesta contravención que la Cámara declaró inexistente.

Lo mismo expresaron sobre el pretendido «ajuste fiscal» de la AFIP. Es que el ente recaudador había determinado que Uber tiene una deuda con el fisco en materia de tributos y cargas sociales por unos $358.700.000. Esto se desprende de una deuda de $147,4 millones de IVA y Ganancias y de $211,3 millones de impuestos a la seguridad social.

 

Fuente: Mendoza Post
21/05/2019

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.