Después de haber armado varias veces que impulsarían el proyecto que está en el Senado, el Ministerio de Turismo presentó -a través del diputado Baldassi y con el consenso de la Faevyt- una nueva ley de agentes de viajes.

“Es un tema que estamos trabajando con la Faevyt. El proyecto está en tratamiento y lo vamos a seguir (…) No sé si me gusta o no, es algo que se ha consensuado”, respondía a mediados de enero el flamante ministro de Turismo de la Nación, Gustavo Santos, a la consulta de este medio sobre si impulsaría el proyecto de ley de agentes de viajes que desde fines de 2015 descansa en el Senado (tras cuatro años de debates dentro y fuera del sector).

Meses más tarde y en el marco de la apertura del Congreso de la Faevyt en Chaco, el ministro reiteraba: “Quiero ratificar el apoyo incondicional a la nueva ley de agentes de viajes, la que reconoce el principio de exclusividad en la acción de comercializador en más de un producto turístico, elaborando paquetes en su carácter de intermediario de esos servicios”.

Hace apenas unos días y sin anuncios previos (otro más y van…) se conoció que el diputado del PRO por Córdoba, Héctor Baldassi, había presentado el 21 de septiembre otro proyecto de ley de agentes de viajes en Diputados, con el respaldo de 10 legisladores de su bloque. A grandes rasgos (y a no tan grandes también) el documento es muy parecido al que hace 10 meses no logra despegar en el Senado, en parte porque lleva el lastre de ser el que llevaba la firma de Aníbal Fernández y Enrique Meyer.

LOS PADRES.

Pero aunque el proyecto presentado el miércoles pasado en la Comisión de Turismo de Diputados lleve la autoría de Baldassi, lo cierto es que su texto se retocó en el Ministerio de Turismo y en ese proceso también participó la Faevyt. No casualmente las tres partes estuvieron defendiéndolo en la Cámara baja.

Por el lado de la Faevyt tomó la palabra su secretario, Walter Rodríguez, quien en diálogo con este medio señaló: “El proyecto también es nuestro y nos hacemos cargo. Es una ley entre las tres partes, con algunas necesidades de mejora”. El dirigente empresario reconoció que en las últimas semanas vienen debatiendo el texto en Suipacha 1111: “Ahora se abre un ámbito de discusión para mejorarlo aún más. El proyecto madre es el mismo, tiene dos o tres cambios nada más”.

El cambio más sensible (y que sorprendió incluso a la Faevyt) es la inclusión de la obligación de informar a los clientes que compren en forma online sobre el derecho de revocación que los asiste, por el cual pueden renunciar sin costo alguno a la contratación dentro de los 10 días de realizada (con el agravante de que el plazo no se extingue si el vendedor no lo informó).

La Federación ya criticó este punto y cree haber conseguido modificarlo en el ánimo de los legisladores.

Curiosamente, otra cuestión que varía es la amputación del principio de la exclusividad de las agencias como intermediarios en la venta de viajes. Figuraba en el inciso g de los principios rectores de la norma que arribó al Senado. En el nuevo documento el listado llega hasta la f. Justo quedó afuera aquello de lo que Santos se había vanagloriado en junio durante la apertura del Congreso de Agentes de Viajes. Si bien es cierto que luego se retoma ese principio en el artículo 5 del nuevo texto, lo circunscribe “a los efectos de esta ley”. Esa morigeración no está en el proyecto del Senado y era vista como el Santo Grial para el reconocimiento como intermediarios ante el fisco.

EL DEBUT.

Como dijimos, en la rauda sesión del miércoles pasado en la Comisión de Turismo de la Cámara baja se acordó que el texto volverá a ser analizado por los asesores del cuerpo legislativo de cara a contemplar algunas sugerencias de los diputados y de la propia Faevyt. De todos modos, el texto tiene amplio consenso previo y se descuenta que tenga dictamen favorable en el próximo encuentro. “Vamos a apoyar el proyecto de Baldassi porque entendemos que hace falta. Las modificaciones se van a hacer. Y si viene bastante pulido desde asesores es probable que esté listo para el dictamen”, señaló a este medio el diputado Maurice Closs, titular de la Comisión. El exgobernador de Misiones propuso profundizar la definición de las agencias como intermediarios (“sobre todo en cuestiones fiscales”) y ser taxativos en con qué presupuesto se delegará la facultad de inspección a las provincias.

“Lo mejor que tiene es que está avanzando y nosotros necesitamos una ley, no podemos seguir huérfanos de regulación. Hay que entender que la que está vigente está hueca y nos tiene en un caos”, respondió Walter Rodríguez al ser consultado sobre qué es lo mejor del nuevo proyecto. Respecto a lo que está mal, el dirigente señaló: “Y…, por ahora no hay nada mal, porque todo es mejorable”.

Fuente: Ladevi
14/10/2016

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.