La nueva moda del «arborismo» en Mendoza: ¿de qué se trata?

Arborismo en Mendoza

Arborismo en Mendoza

El turismo interno en Mendoza despertó en muchos la curiosidad por la aventura. Cuáles son las actividades que más convocan a los visitantes locales y nacionales.

En materia de turismo aventura, Mendoza es una de las provincias pioneras con paisajes y lugares sumamente convocante para poder desarrollarlas. Dentro de las actividades que se realizan se puede resaltar el rafting, la tirolesa, el parapente, la palestra, el rappel y una nueva menos conocida, incluso por los propios mendocinos: «el arborismo».

El arborismo es un paseo entre los árboles donde se debe trabajar el equilibrio y la destreza. Uno de los puntos donde se desarrolla la actividad es en el Complejo Termas Cacheuta. El parque para realizar esta actividad está compuesto por un circuito entre los árboles que se recorren con la ayuda de cables, troncos o cuerdas y obligan a practicar destrezas como trepar o deslizarse. Esta actividad en promedio ronda los $850.

«Es verdad que los mendocinos no conocen mucho lo que se hace dentro de la provincia. Dentro de todo lo malo que ha tenido la pandemia, se rescata que los mendocinos están conociendo un poco más lo que hay acá. Y hay un montón de actividades que se pueden realizar en familia», sostuvo la coordinadora Bernardelli, referente de Xnoccio Aventura, profesora de Educación Física, técnica en Turismo y guía de rafting que dio a conocer otras actividades disfrutadas por mendocinos en este fin de semana largo.

 

Tirolesa. Dentro de las visitas que realizan los turistas, una muy consultada es la «tirolesa». Una tirolesa es un grupo de cables de acero alineado, que con una inclinación y ayuda de una polea se puede aprovechar la pendiente y la fuerza de gravedad para transportar personas y hacer sentir la sensación de volar sobre cualquier espacio.

«En esta actividad es literal que la gente pasa volando de un cerro a otro por arriba del río Mendoza», enfatizó la profesora.

 

Rappel. Otro de los ejercicios consultados es el de «rappel», que es una técnica de descenso: «Hay dos técnicas para realizar esta experiencia. Una en roca, donde uno baja caminando, y otra, aérea, donde uno literalmente queda colgado», detalló Bernardelli.

Cada una de las actividades tiene un costo entre los $500 y los $1600 pesos por personas. Dentro de las reservas que se hacen, se prioriza el contingente familiar o de amigos para poder trabajar con todos los protocolos establecidos. Según manifestaron algunos guías la forma de trabajar se denomina «burbuja» para que cada grupo se mueva por bloque en cada una de las actividades sin contacto con otros visitantes.

 

Fuente: MDZ por Nimsi Franciscangeli