El 25 de Mayo la Ciudad de Mendoza inauguró las obras en la plaza San Martín, que ha sido renovada totalmente.

La plaza y su entorno siempre fue un espacio digno de postales. Aun antes, cuando allí había un reloj y se llamaba «Plaza Cobo» desde 1863 hasta 1903.

La «nueva» plaza tiene una modernización hasta de la piedra basal que sostiene a la figura ecuestre del Gral. San Martín.

 

Pero algo significativo es que por primera vez se verá integrada a la Basílica de San Francisco. Será con una senda que unirá la estatua central con la iglesia en donde están depositados los restos de Merceditas, compuesta por las 12 Máximas del Padre de la Patria a su hija.

 

Merceditas, llamada por su padre “La Mendocina”, murió en Francia en 1875. Su cuerpo arribó a nuestra provincia en 1951 y fue recibido con honores. Allí están además las tumbas del yerno del prócer, Mariano Balcarce y de la nieta, María Mercedes.

Ahora, la Basílica de San Francisco, inspirada en la iglesia de la Trinidad de París queda finalmente integrada a la composición urbana y al paseo. Guarda la imagen de la Virgen del Carmen de Cuyo, declarada por San Martín, Patrona y Generala del Ejército de los Andes. Además, se encuentra en exhibición en el interior el bastón de mando que usó el General San Martín el cual, a su paso por la ciudad, donó cuando terminó su campaña en Perú.

La renovada plaza, contempla diferentes espacios y fue intervenida tanto por dentro del predio, como en la periferia de la misma. Se han mantenido los espacios verdes,  cuidando la forestación existente y agregando una fuente, como lugares de descanso y contemplación. También, se mejoró la accesibilidad, nivelando y unificando el predio con las veredas para que tenga uniformidad con las calles que la rodea.

 

Además, se ha conservado el histórico espacio, en la parte central de la plaza, donde comúnmente se llevan a cabo actividades protocolares. En ese sentido, se puso en valor el monumento del general San Martín, refuncionalizando el espacio circundante del monumento con la nueva fuente, conectando así la plaza de este a oeste.  También, como novedad, los asistentes se encontrarán con espacios de trabajo con conexiones USB y WI-FI, terminales de micros inteligentes, paradas de micros con paneles solares y pantallas interactivas con puertos de USB.

 

La estatua de San Martín, erigida en la plaza homónima desde 1904, fue la primera escultura en homenajear al prócer en nuestra provincia y hoy luce mejor que nunca!

 

Uno de los íconos de la ciudad de Mendoza es la estatua ecuestre del general José de San Martín, inaugurada en 1904, más de cincuenta años después del fallecimiento del Padre de la Patria. Con su heroico porte y cabalgando hacia el oeste, la figura en bronce del Libertador sigue provocando orgullo en los mendocinos.

 

Réplica de otros dos inaugurados en la Argentina, este monumento representó a principios del siglo XX el fin de una deuda histórica de Mendoza con su benefactor más famoso (reafirmando su ‘impronta sanmartiniana’ diez años después con el fastuoso Monumento al Ejército de los Andes en el Cerro de la Gloria), en una época donde el esplendor urbanístico y las aspiraciones económicas eran moneda corriente.

 

Además la escultura sirvió como plataforma para los festejos del Centenario de la Revolución de Mayo en 1910, siendo aprovechada por el gobierno y las élites como un instrumento de reivindicación política tras años de revoluciones.

 

El emplazamiento de la estatua ecuestre en la entonces denominada Plaza Cobo no fue casual. Ubicado en el por entonces sector más desarrollado de la capital provincial, este espacio verde concentraba buena parte de las actividades políticas, económicas, sociales y culturales de la Mendoza de 1900. Así, la figura de San Martín quedaría como «protectora» de una provincia pujante que propicia un ‘dichoso’ porvenir para sus habitantes.

 

Fuente: Los Andes y MDZol

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.