Por incertidumbre y miedo de los viajeros, representantes del sector aseguran que será un mes negativo y que puede ser terminal para algunos. Piden acceder al programa Repro.

El inicio del quinto mes del año no llega con buenas perspectivas para quienes se dedican al turismo. Con el feriado del día del trabajador que cayó sábado y un fin de semana extra large recién a fin de mes, el panorama es poco alentador en lo que respecta a esperar visitantes. Ni hablar si, además, se consideran las restricciones para evitar los contagios de Covid-19 y la poca disponibilidad de camas en los hospitales que obliga a posponer un viaje hacia la provincia.

El gobernador Suarez, en su discurso del primero de mayo destacó las acciones realizadas durante el primer año de pandemia, que le permitió a Mendoza obtener el sello de sitio seguro. Pero con la segunda ola, el panorama para el sector se presenta muy complicado según sus referentes provinciales, que reclaman acciones concretas para evitar el desmoronamiento de la industria turística local.

Arturo González, de la cámara de Turismo de Mendoza, indicó que el panorama para ellos es “pésimo”. “Lo vemos muy complicado. Hicimos un informe que reveló que mayo va a ser un mes pésimo. Estimamos que la ocupación hotelera para el Gran Mendoza será entre 5% y 10% en los mejores casos. Pero dudamos que aumente”, dijo el presidente de la mencionada entidad.

Aseguró que el miedo es lo que más ha influido en la decisión de las personas de no viajar, aunque también mencionó la situación económica y las restricciones. “Hay mucho miedo de la gente a moverse, a subirse a un avión o compartir un bus. Estas últimas tres semanas de abril se han cancelado muchas reservas y el motivo explícito en muchos casos es el temor de los pasajeros”.

Caen las reservas

Constanza Pérez Colman, encargada de la comunicación y marketing del hotel Diplomatic, indicó que en general para mayo, cuando uno habla de turismo, la expectativa suele ser baja y luego repunta con las vacaciones de inverno. “Este año viene muy mal a comparación de 2019. Son más las reservas que se están dando de baja que las que se incrementan. Había gente que tenía una agenda armada con tres meses de anticipación y hoy están cancelando. Sobre todo lo vemos con AMBA y Ciudad de Buenos Aires”, advirtió Pérez Colman quien agregó que el turismo interno mendocino al hotel de ciudad, poco le suma y que de esta forma no marca diferencias. Desde el hotel Diplomatic consideran que las cancelaciones no son tanto por miedo sino por no arriesgarse a perder un avión o que haya una ruta cerrada. “O que les toque una burbuja provincial. Es más que nada la incertidumbre que les pueden llegar a poner”, explicó.

Tres ventanas

Adrián González, dueño de Mod Hotels dijo que las perspectivas para mayo son muy malas pero que sin embargo ve que hay tres ventanas que podrían ayudarles a sobrevivir. A lo que hace referencia es que el fin de semana de cuatro días del 25 de Mayo y puente, la copa América de junio y las vacaciones de invierno, con promociones especiales, podrían llegar a salvarlos de una situación mucho más sombría. “Queríamos ver si podemos hacer una acción fuerte con las provincias limítrofes, tipo sale finde regional. Mayo y junio suelen ser meses críticos pero por ahí podemos llegar a generar algo. Otra opción es hacer un hot sale de hotelería para el invierno”, aventuró González quien también es presidente de la cámara hotelera. De todas formas, reconoció que con los anuncios no pueden combatir el miedo de la gente a viajar y de que todo se mantenga como hasta ahora, es decir, corredores internacionales abiertos, que no se pida PCR y que sigan llegando vuelos.

Reconvertirse o cerrar

Muchos hoteles han cambiado su modelo de negocios para afrontar este tramo complicado del año. El Hotel Torreón ganó una licitación realizada por el gobierno para ampliar la cantidad de camas disponibles en este tipo de establecimientos.

Al respecto, Arturo González señaló que muchos establecimientos del rubro han optado por esto pero que otros han cerrado parcialmente. También están aquellos que ya no abrirán sus puertas. Y subrayó: ”Hay algunos apart hotel que se alquilan de forma permanente, los que pueden hacerlo. Para otros, los porcentajes de ocupación son inviables para sostener las puertas abiertas”.

 

González, resaltó: ”el panorama es peor que lo que fue abril, que al menos tuvo cuatro días buenos con Semana Santa. Y para el próximo, el del 25 de Mayo, todavía falta. Hay anuncios de restricciones en el medio”.

Adrián González dijo que ya no hay “mucho más que reconvertir porque no hay costos para bajar y no hay plata ni caja para sacar recursos. La verdad es que la situación es apremiante. No es rentable para hoteles de mayor estructura. Para los 3, 4 y 5 estrellas. Quizás a los de una o dos estrellas les conviene”.

Pedido de ayuda

González dijo que solicitarán al gobierno nacional que se flexibilicen las posibilidades para acceder al Repro (Programa de Recuperación Productiva) ya que hasta el momento al sector se le ha hecho muy difícil conseguirlo. “Los parámetros de aprobación no se conocen y literalmente, la gran mayoría de las empresas quedaron fuera del repro”, dijo.

Para junio espera un panorama similar al de mayo pero la expectativa está puesta en que se pueda trabajar durante las vacaciones de invierno. “No creemos que sea la normalidad de 2019 pero pensamos que vamos a poder trabajar”, añadió González.

Para Adrián González, lo que se avizora es fatal y terminal si no se dan las ventanas que espera en estos próximos meses. Para él hay que llegar a septiembre y octubre para esperar un repunte pero para eso tienen que aguantar hasta esa fecha. “Ya no hay remanente hay hoteles que no tienen otras empresas que puedan ayudar a mantener el hotel, son una única unidad de negocio”. Y explicó que para los empleados de los hoteles también se complica la situación ya que han tenido que suspender una parte de la planta o están haciendo suspensiones itinerantes. “Y durante el tiempo que no están yendo es difícil que puedan tener otro ingreso, no es fácil para un administrativo o una mucama hacer otros trabajos temporales del rubro”.

Fuente: Los Andes
06/05/2021