La recuperación del receptivo sigue firme