El año pasado, sin cepo ni con turistas foráneos vendiendo sus dólares en el mercado informal, egresaron por turismo y servicios de transporte de pasajeros al exterior unos US$ 10.128 millones y se liquidaron en el país por el mismo concepto apenas US$ 1.590 millones.

En diciembre y por 5° mes consecutivo aumentó un 25% la demanda de dólares por parte de los argentinos para viajar al exterior, totalizando los US$ 932 millones. De ellos, US$ 390 millones correspondieron a pagos del saldo en moneda extranjera por uso de tarjetas en el exterior, muchos de ellos consumidos en el país a través del comercio electrónico.

Por su parte, el ingreso de divisas a través del canal oficial por turismo receptivo también creció cerca de un 25%, pero apenas alcanzó los US$ 189 millones en el último mes del año.

En términos anuales, la salida de dólares por turismo batió la línea de los US$ 10 mil millones, contra unos ingresos de apenas US$ 1.600 millones.

EN PERSPECTIVA.

Aunque la publicación de la evolución del Mercado Único y Libre de Cambios (MULC) haya pasado casi desapercibida, los números de 2016 fueron prácticamente calcados a los de 2013. Aquel año el esperpento mediático por la dicotomía entre las restricciones para ingresar insumos necesarios para la industria y la flexibilización de la venta de dólares para ahorro y turismo desembocó en diciembre en la imposición del cepo del 35% para los viajes al exterior. Se habían ido US$ 10.336 millones contra apenas US$ 1.642 millones que habían liquidado los visitantes en el país.

El año pasado, sin cepo ni con turistas foráneos vendiendo sus dólares en el mercado informal, egresaron por turismo y servicios de transporte de pasajeros al exterior unos US$ 10.128 millones y se liquidaron en el país por el mismo concepto apenas US$ 1.590 millones. Es decir, salieron apenas un 2% menos de divisas que en 2013, pero también cayó la cantidad de dólares ingresados a través del canal oficial. Dicho de otro modo, el déficit de la cuenta Viajes del Banco Central se mantuvo incólume: US$ 8.694 millones en 2013 contra US$ 8.538 millones en 2016. No sólo son los dos únicos años en los que se batió la marca de los US$ 10 mil millones, sino que incluso el déficit de la balanza fue peor que el de 2015.

Es en este escenario donde la devolución del IVA a los extranjeros deberá operar, impulsando un crecimiento del receptivo que devuelva algo de normalidad a los números del Central.

Fuente: Ladevi
28/01/2017

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.