Los operadores turísticos y empresarios del rubro de toda la provincia coinciden en que la temporada turística viene tranquila. El cierre de la primera quincena de enero no muestra crecimiento respecto a 2014 y, en algunos casos, hay una caída. Llegaron muy pocos extranjeros y más visitantes nacionales.

Llegaron para conocer sus plazas y paseos, apreciar los sitios que dan cuenta de su historia, recorrer sus paisajes de montaña y contemplar de cerca los viñedos que dieron origen a su industria madre.

De hecho, una vez más, Mendoza se vistió de gala para recibir a miles de visitantes que viajaron largos kilómetros para aprovechar la temporada turística en nuestra provincia.

Desde el sector hotelero y gastronómico de la provincia detallaron que esta primera quincena de la temporada turística cierra con un nivel de ocupación que rondó el 75% en el Gran Mendoza y el Sur, mientras que en las zonas de montaña el porcentaje fue más alto: 85%.

Más allá de esa diferencia, lo cierto es que el promedio de esta temporada turística, considerado por los prestadores de servicios turísticos, es similar al registrado en la misma época de 2014.

Edmundo Day, presidente de la Asociación que representa a unos 250 empresarios de la provincia dedicados a los rubros de alojamiento y gastronomía, consideró que en temporada turística se trabajó con un bajo nivel de reservas, debido a que “los turistas han decidido dónde quedarse con menos días de antelación que otras veces”.

Day agregó que por estos días “hay movimiento turístico en la provincia”, marcado sobre todo por los viajeros que llegan desde otras provincias (Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, entre las principales) y Chile; en tanto que los turistas brasileños, estadounidenses y europeos -que suelen elegir Mendoza para esta temporada turística- han sido minoría en relación con años anteriores.

Según el presidente de la Asociación de Hoteleros y Gastronómicos de Mendoza, las condiciones del clima que se han presentado en el territorio en esta temporada turística (mucho calor, días nublados y lluvia) pueden haber incidido en la decisión final de los visitantes que optaron por otros destinos.

“Para la próxima quincena esperamos que el movimiento sea similar; si baja un poco el calor, la ocupación podría subir al menos un 10%”, explicó.

En algunos hoteles de 2, 3 y 4 estrellas coincidieron con Day y destacaron que esta temporada turística los encontró con días en los que el movimiento de personas que llegaron para solicitar una habitación fue escaso y en otros casos varió según la fecha, debido a que muchos se quedaron en Mendoza como lugar de paso para luego arribar hacia otros destinos, como Chile.

“Esta temporada ha estado más tranquila que otros años. Los clientes por lo general no hicieron reservas. La mayoría llegó directamente a solicitar el servicio”, indicó Alejandra, desde el área de recepción del hotel Marconi, que cuenta con 76 plazas y tuvo sólo dos jornadas en las que la capacidad estuvo colmada.

En el Hotel Nutibara, por su parte, sus empleados detallaron que la actividad en esta temporada turística fue inferior en comparación con la del verano 2014 y de hecho, el nivel de ocupación fue del 50%.

Grupos de andinistas dispuestos a desafiar las alturas del Aconcagua, llegados desde Canadá, Estados Unidos, España e Irlanda, fueron parte de los contingentes que recibieron en este hotel. “También tuvimos visitantes de Chile, Brasil, Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe”, agregó Víctor Raiti, quien trabaja en el área de recepción.

En los hostels ubicados en la montaña el balance fue algo más alentador: “Hemos tenido bastante movimiento y muchas reservas. Algunos turistas pasan la noche acá y siguen viaje a Chile”, aseguró Fabiana Gómez, empleada del Hostel Internacional, ubicado sobre el ingreso a la villa de Uspallata, y agregó que los viajeros se quedan allí un mínimo de tres días.

Sin cifras oficiales

Por ahora, desde el Gobierno se encuentran contabilizando las cifras finales en materia turística. Por eso, los datos del Ministerio de Turismo no se darán a conocer hasta el viernes. Sin embargo, las autoridades de las zonas de frontera, tanto en el Este provincial como el Oeste, indicaron que el movimiento de vehículos ha sido incesante e incluso aumentó durante los fines de semana.

Desde el Escuadrón Nº 27 de Punta de Vacas, a cargo del comandante Claudio González, indicaron que sólo entre el lunes 29 hasta el domingo 4 de enero arribaron a Mendoza desde Horcones 26.403 personas. El lunes, de hecho, ingresaron a la provincia desde el país trasandino 5.108 personas: 1628 en 46 colectivos y 3.480 en 1.046 vehículos particulares.

Por su parte, desde la comisaría a cargo del destacamento ubicado en la zona de Desaguadero se limitaron a explicar que durante esta quincena que termina ha habido un movimiento muy intenso, tanto de particulares como de colectivos que ingresan desde provincias del Este argentino. “El turismo nacional se ha hecho notar”, aseguraron.

Fuente: Diario Los Andes
15/01/2015

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.