El sindicato del CEC formalizó la reapertura de las paritarias con las cámaras mercantiles, elevando un pedido de un 30% de aumento en dos tramos, más tres sumas fijas de $ 1.200. Por el lado de las agencias, desde la Faevyt dicen que no habrá tratativas ni opinarán del tema hasta tanto no se cierren las paritarias

EN NUMEROS

30% en dos tramos de 15% en abril y octubre es lo que pidió el sindicato.

$1.200 son las sumas extraordinarias y no remunerativas que solicitó adicionalmente en julio, agosto y noviembre para la rama mercantil.

$11.008 sería el básico convencional mercantil a partir de octubre.

Con un duro diagnóstico de la situación de los empleados mercantiles y una mirada retrospectiva negativa de los acuerdos concertados en los últimos dos años, el sindicato de Comercio (Faecys) formalizó la apertura de las negociaciones paritarias 2015. Ya vencido (desde el martes pasado) el acuerdo anterior, el gremio liderado por Armando Cavalieri formalizó un pedido a las cámaras mercantiles (CAC, CAME y Udeca) para acordar en estas paritarias, un incremento salarial del 30%, a abonarse en dos cuotas de 15% en abril y octubre.

A ello se sumarían tres sumas fijas extraordinarias y no remunerativas de $ 1.200 en julio, agosto y noviembre. Para el básico convencional de Comercio, esto implicaría elevar el piso de $ 8.468 a $ 9.738 en abril y a $ 11.008 en octubre. En retiradas ocasiones de la misiva, el secretario general de la Federación hace hincapié en cómo los convenios de las paritarias anteriores terminaron perdiendo contra la inflación. “Los indicadores económicos nos señalan que los aumentos acordados en las paritarias de los períodos 2013 y 2014 resultaron negativos.

El salario real de los trabajadores mercantiles nos muestra una pérdida acumulada, comparada con el incremento de precios”, señala la misiva enviada a las Cámaras por el sindicato. Por ejemplo, para el acuerdo recientemente vencido se había logrado un 27% de incremento contra un 34,8% de inflación medida por fuentes privadas (pese a ser un gremio oficialista no toma como referencia las mediciones del Indec). En las paritarias del 2013 se había negociado un aumento del 24% y los precios minoristas habían crecido un 28,3%. Además de esa lejanía “del camino de la tan ansiada recuperación salarial”, el sindicato embiste contra el deterioro de las relaciones laborales. En este sentido, acusa a los empresarios de haber usufructuado un “importante incremento de la productividad merced al esfuerzo de los trabajadores”. Lo cual argumenta diciendo que en este período no se registró creación de puestos de trabajo, sino por el contrario lo que hay son reducciones de horas extras y empleos, “retiros voluntarios” y suspensiones.

También denuncia abusos en la utilización de las figuras de contratación tales como la jornada reducida y tiempo parcial, que además enmascaran el cobro de salarios “en negro”. Al margen de estos rifirrafes habituales con los que las partes buscan marcarse la cancha, el nudo de las negociaciones –y por donde los acuerdos suelen empantanarse– es por la letra chica (si son acumulativos o no los tramos, por ejemplo), la cual aún se desconoce. Y, particularmente este año, si habrá consenso sobre si las sumas fijas extraordinarias deben pagarse al 100% o proporcionalmente en el caso de los que trabajan menos de cuatro horas (el año pasado esa contienda se resolvió con un dictamen de Trabajo que confirmó la interpretación de la Feacys). Pero todo indica que el convenio no está lejos.

¿Y POR CASA?

Recordemos que la negociación mercantil es clave para lo que luego firma el mismo gremio con la Federación Argentina de Empleados de Agencias de Viajes y Turismo (Faevyt). El Convenio Colectivo que desde 2008 rige la relación laboral para los empleados de agencias de viajes es específico, con lo cual en lo formal el acuerdo entre la Faecys y las gremiales empresarias de comercio (el CCT 130/75) sólo es de aplicación supletoria. No obstante, el “convenio madre” es claramente el marcode lo que luego se traduce para las agencias. De hecho, en las grandes cifras nunca han variado, sino que las diferencias vienen en el trazo fino: sumas fijas, fechas de tramos y plazos de incorporación como remunerativo.

El año pasado el acuerdo –uno de los más “creativos” de la serie– se firmó a fines de mayo y se empezó a cobrar en junio con tres cifras fijas no remunerativas consecutivas. Concentrados en resistir los propios demonios del momento, los representantes empresarios de las agencias, por ahora, no quieren ni pensar en el frente paritario y además tienen más tiempo. “Primero se negocia el 130/75 y recién después nos sentamos a hablar nosotros. Ni tampoco voy a opinar sobre lo que se podría firmar en Comercio”, cortó tajante el tema uno de los empresarios vinculados a las negociaciones.

En la Faevyt no quieren apurarse, ni sentirse apurados; en tanto juran y perjuran que por ahora no hablaron sobre las paritarias de las agencias (hay otros temas en danza que también exigen contactos asiduos, como el Instituto de Capacitación). Si el 30% de aumento pedido es trasladable del contexto mercantil al de la comercialización turística no es la cuestión. Como dijimos, desde 2008 el número redondo no ha variado nunca entre un acuerdo y otro. El punto es si es razonable. Y claro que desde la lógica de los trabajadores lo es. La duda está en que lo empresarios –presionados por el aumento de costos vs. Ingresos atados a tarifas que evolucionan al ritmo del dólar– consideren lo mismo.

Fuente: Ladevi
10/04/2015

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.