Los aludes que cortaron la ruta 7 alejaron a muchos turistas de la Alta Montaña, en una temporada de verano que ha sido pobre. Operadores y empresarios critican la falta de obras de las rutas locales.

Empresarios dedicados al turismo aventura, hoteleros y prestadores de distintos servicios coinciden al señalar que esta temporada de verano no ha cubierto las expectativas del sector. Si bien se trata de una situación que se ha repetido en distintos puntos del país, en la provincia se le sumaron los reiterados cortes en las rutas de la Alta Montaña y la dificultad para transitar por caminos alternativos.

Ante este panorama, la Unión Comercial e Industrial de Mendoza (UCIM) denunció la falta de inversión vial para el turismo durante los últimos gobiernos y solicitó al Poder Ejecutivo una política de Estado para revertir el problema.

“La falta de obras públicas no ha acompañado el ritmo de la inversión privada, lo que perjudica de forma determinante a ésta y limita el desarrollo y posible crecimiento. El ejemplo de los aludes que vienen afectando las rutas de la alta montaña son la muestra más clara de cómo la falta de prevención y de infraestructura adecuada puede provocar daños materiales y personales a los turistas que nos visitan”, dice el comunicado, firmado por Daniel Ariosto, presidente de la UCIM.

Para Ricardo Becacceci, representante de los empresarios turísticos en esta entidad y además titular de la Cámara de Turismo de Mendoza, el principal problema es que no se ha dado prioridad al sector, que aporta un 13% al PBI provincial.

“Desde hace mucho tiempo se dejó de considerar al turismo como una prioridad para el beneficio de los mendocinos. Hemos pasado los últimos 8 años con funcionarios que no han aportado nada para que la gente de Vialidad haga lo que tenga que hacer”, resaltó. Según su visión, en materia de inversiones turísticas no se gastó un solo peso. “Ahora se ven los problemas”, aseguró.

Como un ejemplo a seguir, Becacceci explicó que en Chile se han realizado obras de defensa de rocas en la ruta de montaña. “Demoraron varios años pero ahora no tienen problemas de derrumbes en un camino más complicado que el nuestro”, precisó y comentó que mientras en la provincia no se trabaje en ese sentido “cada vez que haya un episodio climatológico fuera de lo normal vamos a tener estos problemas”.

Por otra parte, Becacceci reconoció que la temporada estival no ha sido buena a nivel turístico. “Ha sido como en casi todos los destinos del país, menor a la expectativa que todos teníamos y debajo de la ocupación óptima”, expuso y aclaró que si bien los cortes de ruta no han sido determinantes en ese aspecto, señaló que la vinculación terrestre interrumpida entre Argentina y Chile ha sido un elemento más que sumó a la baja.

Afectados por los cortes

De una manera u otra, la mayoría de los prestadores de servicios turísticos de la provincia consultados por Los Andes se vieron afectados por los cortes en el Corredor Bioceánico, por lo que coincidieron con la UCIM en la urgente necesidad de mejorar la infraestructura vial.

Flavio González, dueño de las cabañas Cumbres del Mirador en Uspallata, contó que tuvo una temporada pésima por el estado de la ruta. “A nosotros nos ha perjudicado terriblemente. Hasta cuando restablecían el paso no dejaban pasar a la gente porque decían que Uspallata estaba saturado”, se lamentó este emprendedor.

Según comentó, desde el gobierno no se invierte en infraestructura de alta montaña porque no se piensa en los aludes como un problema permanente. “Como no hay plata se priorizan otras cosas, pero van a tener que empezar a pensar en los que vivimos en la cordillera y en el cambio climático que estamos viviendo. Tendría que haber un plan para que esto no pase más”, reclamó, a la vez que destacó que la alta montaña es el recurso turístico más importante de la provincia. “Pero vienen los visitantes, se encuentran con este panorama de cortes y se van”, aseguró.

Pablo Varela, coordinador general de Mendoza Rent a Car, también sufrió las consecuencias de las reiteradas interrupciones en la ruta 7. “Nos ha generado varios inconvenientes. Se nos han quedado vehículos del otro lado sin poder volver y se nos han caído reservas de personas que pensaban ir a Chile y desistieron”, enumeró.

Además en casos en que los conductores han optado por volver por San Juan han tenido problemas con el barro del camino. Si bien Varela informó que la mayoría de sus clientes no son los que van al vecino país, en una temporada floja como la actual sí los ha afectado perder alquileres de tanto tiempo. “Creo que se han juntado dos cosas para esta situación: por un lado la falta de inversión del gobierno y, por el otro, el tema climático que ha sido muy adverso”, expuso.

Aggiornar la ruta

Para Rodolfo Navío, de Argentina Rafting, la temporada ha sido pobre como en el resto del país. “Ha habido una merma de turismo a nivel general porque muchos argentinos han optado por vacacionar afuera y se ha notado”, dijo. A esto se le añadió, en su caso, que la gente que llegó a la ciudad no subió a la montaña por temor a los aludes y optó por otro tipo de excursiones y no las de turismo aventura. “Acá en Potrerillos es generalizado, no se ha trabajado como otros años”, aseveró.

Con respecto a la ruta 7, señaló que se trata de un camino que tiene casi 40 años que no se ha ido aggiornando. “Se ha quedado un poco en el tiempo. A nivel ingeniería se podría haber preparado la ruta para no tener que hacer tantos cortes”, destacó.

Si bien durante la temporada Alejandro Scherbosky, dueño del Hotel Alcor, no se vio tan perjudicado por los cortes, sí reconoce el deterioro de los caminos de la provincia. “Fuimos zafando con el turista argentino que tenía pensado ir a Chile pero se encontraba con el paso cerrado y extendía su estadía en el hotel”, comentó.

“Igualmente Mendoza está muy quedada con el tema de caminos. Ha sido una tarea pendiente de estos últimos gobiernos”, añadió y se esperanzó con que el cambio de mando provincial pueda modificar la situación. “Hay muchas obras pendientes, como una buena autopista a Malargüe o a Alvear. Ojalá podamos revertirlo con el tiempo”, cerró.

Pocas máquinas en Vialidad

Ante el reclamo de la UCIM, Marcelo Reynoso, director de Calidad y Servicios Turísticos de la provincia, reconoció la falta de inversión y mantenimiento de las rutas provinciales en la última década. “Hay 17.000 kilómetros de rutas provinciales y 9.000 son de tierra”, detalló.

Por otra parte, explicó que de los 500 equipos viales pesados con los que contaba Vialidad Provincial hace 15 años hoy queda la mitad. “Por eso nuestro plan básico es poner en orden el equipo, porque sin máquinas no se puede arreglar caminos”, adelantó el funcionario. Y destacó: “No es que el sector turístico no revista importancia para nosotros”.

De hecho subrayó que se trabaja con tres caminos turísticos como prioritarios: el acceso a Villavicencio, el de la Laguna del Diamante y el del Cañón del Atuel. “Nos vamos a esforzar para que lleguen en mejores condiciones al 2017”, afirmó.

Con respecto a las mejoras en la ruta 7, detalló que la Provincia tiene estudiados todos los sectores de riesgo aluvional en el Corredor, “pero como son muchos no ha habido un plan de contingencia para protegerlos a todos. Es indudable que la naturaleza, en la envergadura de los Andes Centrales, siempre nos va a sobrepasar de alguna manera”, reconoció mientras no descartó que en el futuro se realicen obras al respecto.

Fuente: Diario Los Andes
26/02/2016

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.