Rutas locales espantan a turistas