La línea aérea chileno brasileña Latam, tomó la decisión de trasladar parte de sus oficinas comerciales a Chile. Ofrecieron el traslado al país trasandino a 26 personas, o el retiro voluntario.

La empresa negó que la decisión respondiera a la crisis económica y al salto del dólar que elevó los precios operativos de las aerolíneas. Por el contrario, argumentó que se trata de decisiones que responden a las reestructuración derivada de la fusión entre Lan y Tam, aunque esta tuvo lugar en 2012.

 

«Latam Airlines informa que, como parte del proceso de reordenamiento de su área de gestión comercial, algunas tareas que hasta el momento eran desarrolladas de manera local serán centralizadas por casa matriz a partir del 30 de junio próximo, con el objetivo de unificar la forma de gestionar los puntos de venta en el grupo y buscando una mirada transversal, alineada a la estrategia global de la compañía», explicaron desde la empresa a El Cronista.

«En la Argentina, todas las personas alcanzadas por esta reestructuración han recibido propuestas de continuidad laboral por parte de la compañía en Santiago de Chile», agregaron, e informaron que hiubo empleados que aceptaron esa propuesta.

No es la primera medida de ajuste que toma la aerolínea. En los últimos meses, Latan cerró algunas rutas de menor rentabilidad. Entre las internacionales, ante la caída de la demanda de argentinos, dejó de volar en marzo de Tucumán a Santiago de Chile y San Pablo; desde julio no operará entre Rosario y San Pablo. En cabotaje, ya no vuela de Aeroparque a Bahía Blanca ni a San Juan.

Aunque el mercado aéreo viva, según palabras del ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, una «revolución» en número de vuelos y pasajeros, luego de la desregulación del mercado y la llegada de nuevos actores, los números de casi todas las compañías están en rojo y no ven una mejora en el corto plazo.

Andes canceló y suspendió rutas; en octubre había reducido su estructura un 30%, devolvió 5 aviones en leasing para quedarse sólo con los 5 propios y redujo de 490 a 380 el número de empleados. Avianca Argentina, que había despegado en noviembre de 2017, pidió el procedimiento preventivo de crisis, aún no aprobado; sólo tiene 2 aviones (planeaba llegar a 12), uno de ellos en mantenimiento, y redujo de cinco a dos las rutas que operaba. Las low cost Flybondi (que comenzó a operar en enero de 2018), Norwegian (en octubre) y JetSmart (este mes) lanzaron fuertes promociones para ganar clientes, pero en la mayoría de los casos ahora ven, tras la devaluación, un break even (punto de equilibrio) más lejano.

 

Fuente: Mendoza Post
07/05/2019

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.