Donde oasis y secano se entremezclan en una sinfonía de colores, aromas y sabores, Lavalle invita al turista a vivenciar la ruralidad.

A tan solo 20 minutos de la ciudad de Mendoza, donde oasis y secano se entremezclan en una sinfonía de colores, aromas y sabores, Lavalle invita al turista a vivenciar la ruralidad. 

 

El canto de las aves y el paisaje se fusionan con imágenes de la vida cotidiana en el campo, de la mano de familias abnegadas, que abriendo surcos en la tierra, han dado origen a canales y acequias, que dan vida a viñedos, olivos, frutales y hortalizas, enmarcados y protegidos con cortinas de álamos.

Aún hoy en día, la zona urbana de Lavalle y sus villas, son el reflejo de centros que viven al servicio del campo. En estos sitios se respira la antesala de la ruralidad, su gente, sus usos, costumbres y tradiciones.

 

En el mundo, los nuevos viajeros están demandando atractivos autóctonos, relacionados con la historia y formas de vida de los lugareños. Llegan a estos espacios para interactuar en escenarios naturales que muestren atractivos diferentes a los de su lugar de origen; aspiran participar más de los paisajes, de sus culturas y tradiciones.

 

Lavalle abre sus puertas a visitantes ávidos de intervenir: conociendo el folclore en materia de música, artesanías, danzas, comidas típicas y tradiciones. Contemplando y aprendiendo sobre el patrimonio histórico, arqueológico, local o artístico y practicando actividades relacionadas con la naturaleza o simplemente paseando por ella, combinando el ocio recreativo en el tiempo libre.

Guiado por estas tendencias de vivenciar el tiempo libre, es que se ha delineado el perfil de los emprendimientos rurales en este departamento.

Aquí se ofrece una amplia y variada propuesta que se puede identificar en los prestadores de servicios gastronómicos preparados para hechizar los más exigentes paladares con una variada cocina a base de chivito, empanadas de carne y verdura en horno de barro, asado a la parrilla, pasteles, platos gourmet a base de oliva y pastas, especialidades en comidas y dulces árabes, fusionados con la cocina tradicional.

 

Para unir las experiencias y descansar de ruidosas jornadas de trabajo, alojamientos urbanos y de campo ofrecen tranquilidad y confort al visitante, entre ellos se incluye un hotel, cabañas, casonas antiguas y posadas, con amplios espacios verdes y piscinas.

 

 

Además, quién dirija su brújula hacía estos horizontes, tendrá la oportunidad de descubrir nuevas experiencias, compartiendo labores culturales del trabajo agrícola, incursionando en el proceso de elaboración de vino casero, en fincas con bodeguitas artesanales; conociendo tecnologías alternativas de bioarquitectura, agricultura y producción biodinámica y por supuesto la degustación de miel y productos artesanales. En este mismo entorno, la naturaleza invita a conectarse con el sonido de los pájaros o la brisa del viento, con paseos guiados entre plantaciones de frutales o viñedos.

 

Exponer todo, la vida, las costumbres y hasta el alma, es lo que el lavallino brinda al visitante; su bien más preciado, el patrimonio cultural, es compartido a través de actividades culturales, como espectáculos musicales con artistas locales, danza- teatro, danzas circulares, talleres de folclore y artesanías. 

 

Con la parsimonia y tranquilidad que se hilvana la vida en la zona rural, el turista puede vivir una jornada especial, cada familia emprendedora espera con su corazón abierto para ofrecer una propuesta única en cada emprendimiento.

Para preparar el hogar y cada detalle, es imprescindible que los interesados en conocer Lavalle, realicen sus reservas con anticipación en cada prestador.

Lavalle brindará un abanico de propuestas que se fusionaran para mostrar lo más recóndito de la cultura y del quehacer rural, donde podrás descubrir el aroma de las plantas y del pan casero recién horneado, lograrás sentir el trinar de los pájaros y la tibieza del sol en invierno, entre serpenteantes senderos de viñedos y frutales; entre travesías de arena o enmarañados bosquecillos de chañar, caminando, a caballo o en bici… Con promociones, en cada una de las ofertas, para hacer más agradable tu estadía.

 

Fuente: Los Andes

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.