image

Con casi 50 bodegas activas y 12 mil hectáreas plantadas, el terroir sanrafaelino –en el que confluyen los ríos Atuel y Diamante– posee las mejores condiciones para la producción de vinos por el clima semiárido y su amplitud térmica. En su largo territorio se despliegan un importante cantidad de bodegas dedicadas también al turismo que merecen ser visitadas así como la celebre olivícola Yancanello. Es el principal productor del cepaje chenin y uno de los principales destinos del enoturismo en la región. Por ello, sus bodegas han ampliado su infraestructura y diversifican sus ofertas gastronómicas y recreativas:

La Abeja. Es la primera bodega creada en el departamento (1883) y una piedra angular en el desarrollo de la actividad. Ofrece visitas guiadas para conocer el proceso de elaboración y su historia mientras se recorren las instalaciones y viñedos (Malbec y Cabernet Sauvignon), con degustación de vinos seleccionados y una picada gourmet.

Bianchi. Uno de los colosos de la región (sinónimo de vinos y espumantes en 40 países) abre sus puertas para que las instalaciones y viñedos sean recorridos a pie, en bicicleta o bicicleta eléctrica. En la cúpula central del establecimiento, compartiendo una picada, los enólogos ofrecen una didáctica explicación del proceso productivo. El visitante, también, puede degustar en una lujosa sala con vista a los viñedos y hasta crear su propio corte de vino.

Suter. Iniciada en 1897 por inmigrantes suizos, se ubica en el oasis productivo sanrafaelino. Allí comparte con el visitante su historia y los secretos de la elaboración tradicional de vinos y champañas. También las instalaciones donde se transforman los azúcares de las uvas en alcohol. Más tarde se pasa al Wine Bar, donde se realiza la cata de los mejores vinos que allí se producen y a degustar una sabrosa picada con fiambres ahumados.

Alfredo Roca. Se trata de una experiencia vinícola que combina tradición e innovación. Esto lo comprueba el visitante al conocer su proceso de elaboración, desde la viña hasta la botella, durante la visita guiada. También al degustar sus vinos –todos ellos premiados internacionalmente– en su moderna sala de degustación, desdedon se obtiene una vista panorámica de los viñedos y las montañas. También se pueden realizar picnics, visitas guiadas y hasta una clase de yoga entre las viñas.

Algodón Wine Estate. Oasis de refinamiento, la bodega se encuentra ubicada en un entorno natural extraordinario. Es una joya vinícola donde conviven la elegancia arquitectónica de vanguardia con vinos capaces de satisfacer las degustaciones más exigentes.

Goyenechea. Con más de 150 años de historia, es una de las más antiguas de Argentina y una verdadera institución en la región. En sus visitas guiadas, se pueden recorrer los viñedos, conocer la bodega centenaria y probar sus prestigiosos vinos –maridados con exquisitas y originales picadas regionales– en la acogedora y confortable sala de degustaciones. Además, el establecimiento cuenta con su propio museo.

También son recomendables otras bodegas como Grand Estate –una de las más grandes de San Rafael– o Labiano, establecimeinto fundado en 1925 en el camino del Cañón del Atuel. Por esa misma ruta se llega se llega a La Vieja Bodega Serra, en la región de Rama Caída, donde también se puede conocer el establecimiento Dinamia. Otras opciones son Iaccarini (Las Paredes), Haarth (Colonia López), Chayee Bourras (Cuadro Benegas), Heracles (Cañada Seca), Tornaghi, Murville e Ibarra, entre muchas otras.

Show all timings
  • Lunesabierto 24 hs
  • Martesabierto 24 hs
  • Miércolesabierto 24 hs
  • Juevesabierto 24 hs
  • Viernesabierto 24 hs
  • Sábadoabierto 24 hs
  • Domingoabierto 24 hs

imageSu solicitud se ha enviado correctamente.

image