Son 130 las bodegas mendocinas abiertas al turismo y las hay de todo tipo: grandes con tecnología de punta de propiedad de multinacionales, centenarias ligadas a un linaje o apellido tradicional, pequeños establecimientos familiares recuperados en las últimas décadas, bodegas boutique y también las que elaboran vinos caseros o artesanales, entre otras.

Hoy visitar una bodega no es sólo conocer la instalación y aprovechar las clásicas degustaciones, sino que se puede saborear un plato típico, disfrutar de muestras de arte y diversas actividades artísticas, como los ciclos Música del Mundo por los Caminos del Vino, Tango por los Caminos del Vino y Música clásica por los Caminos del Vino.

Deriva a: http://elportaldemendoza.com/blog/los-caminos-del-vino/

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.