Desde Mendoza hasta Tierra del Fuego, todos los centros de esquí de la Argentina están listos para recibir al creciente flujo de argentinos y extranjeros que disfrutan la nieve en los ocho modernos complejos y en una veintena de parques de nieve, distribuidos en una franja de 2.400 kilómetros a lo largo de la Cordillera de los Andes. Aquí acercamos parte del mágico universo de la nieve, para elegir y recibir el invierno con optimismo.

LOS PENITENTES – Mendoza: La silueta del cerro Aconcagua se va agigantando en el trayecto de la ruta 7 hasta este centro de esquí, a 180 kilómetros de la ciudad de Mendoza. Las 25 pistas de esquí alpino -con distintas longitudes y desniveles- son aptas tanto para esquiadores principiantes como para avanzados y expertos. También se puede practicar esquí nórdico y actividades fuera de pista. La escuela de esquí cuenta con 45 instructores para brindar clases de todos los niveles a grupos de entre 3 y 12 alumnos y un medio de arrastre propio, destinado al uso de los principiantes. El servicio de alquiler de equipo es complementado por un taller de mantenimiento y reparación de tablas y equipos. En cuanto a las posibilidades de alojamiento, a pasos de los medios de elevación funciona la hostería de montaña Penitentes, con 18 habitaciones, bar, restaurante y tienda de indumentaria. Además, en la zona hay un hostel y departamentos con capacidad para 4, 6 y 8 personas.

LAS LEÑAS – Mendoza: Las autoridades del complejo Las Leñas se manifiestan muy optimistas para la temporada de invierno 2014. Mientras el vicepresidente Comercial, Gerald Morrow, destacó que, gracias a la exitosa preventa iniciada en enero, las reservas hoteleras completaron en mayo el 50 por ciento de su capacidad, el gerente de Ventas, Sebastián Otegui, subrayó las promociones implementadas en hoteles, transporte chárter y servicios de montaña, como escuela de esquí y alquiler de equipos. Las inversiones realizadas apuntaron a mejorar y generar nuevas pistas de nivel intermedio (como Minerva III-Vulcanito, de 405 metros de largo, y Retorno Marte-Apolo, de 766 metros) a través de movimientos del suelo, instalar modernas cañerías de alto rendimiento para la fabricación de nieve artificial, mejoras en los medios de elevación y en el sistema de prevención de avalanchas, de acuerdo a estándares internacionales de seguridad.

Todoviajes.com

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.