Mendocinos y visitantes se vuelcan esta temporada a conocer sitios de montaña del Valle de Uco y la cordillera de Malargüe. Los que no van a la playa prefieren recorrer en velero o kayak las aguas del dique Potrerillos, la estrella del verano.

 

Este verano se imponen cuatro paseos: pescar en la Laguna del Diamante y caminar por un sendero al volcán Maipo en San Carlos, casi en el límite con Chile; hacer avistaje de aves en el Valle de la Carreta (Tupungato), viajando por Potrerillos, y cabalgar hasta el Valle de las Lágrimas, el lugar en que cayó el avión de los rugbiers uruguayos en la cordillera de Malargüe.

 

No obstante, la estrella del verano es, sin dudas, el embalse de Potrerillos que no sólo es sinónimo de un día refrescante, sino que cada vez atrae más con paseos en veleros y kayak. 

 

Hay propuestas para todos los gustos y presupuestos.

 

Navegar entre los cerros

Si bien aún ni los mendocinos se hacen a la idea de que pueden navegar en el embalse de Potrerillos (comenzó a realizarse en el 2015), la actividad cada vez se impone más entre quienes destinan el día a conocer esa zona de montaña o deciden combinarla con trekking. La prohibición de la navegación con motor hace que en el dique sólo se pueda apelar a los veleros o los kayac para recorrer sus aguas. Quien busque realizar una actividad tranquila y en familia debe saber que la navegación en veleros se hace en barcos con cabinas que tienen capacidad para 5 personas y que por el movimiento del agua, quienes viajen allí ni siquiera corren riesgo de mojarse. Cada salida dura dos horas y por una cuestión de vientos, comienzan a las 12 y se extienden sólo hasta las 18. En la oferta también se propone acompañar el viaje con una picada gourmet. El que sepa timonear un barco podrá alquilar el velero por todo el día. El paseo en kayak se hace con guía y la embarcación sólo tiene lugar para dos personas.

 

Cabalgata e historias en el Sur

El fatal accidente aéreo que protagonizó en 1972 el grupo de rugbiers uruguayos Old Christians, más recordado como «El milagro de los Andes» -inspiró libros y saltó al cine con la película Viven-, dejó un hito en el bello Valle de las Lágrimas, en la cordillera malargüina. El lugar, atrapa a turistas y mendocinos por la propia belleza del camino de El Sosneado, quebradas y glaciares, y también por la historia de superación de los deportistas que sobrevivieron al accidente. La expedición de baja complejidad, que pueden realizar incluso los niños, supone destinar 3 días saliendo en vehículo desde el centro de Malargüe hasta el refugio General Soler. Allí se inicia la cabalgata hasta el paraje del río Barroso, donde se hace el campamento de altura (unos 3.000 metros sobre el nivel del mar) y se puede disfrutar de un chivo asado en el lugar. Tras el descanso, se reanuda la cabalgata de 4 horas hasta el Valle de las Lágrimas. «Se llega hasta el monumento que se levanta donde quedó el avión y se hace un homenaje a las víctimas del accidente. «Buscamos combinar el disfrute del paisaje con la historia que tiene este lugar», confió uno de los guías que realiza la expedición. La cabalgata retorna luego al campamento para descansar una noche más y regresar al día siguiente por el Valle del Atuel.

 

Pesca y senderismo

Pese a que está a sólo 220 kilómetros de la ciudad de Mendoza, la Laguna del Diamante (San Carlos) sigue siendo un destino alternativo ya que cada vez más turistas buscan conocer esta reserva natural. Este año los visitantes no sólo podrán pescar allí (con la debida habilitación), sino que hay por lo menos 6 senderos para llegar caminando hasta el volcán Maipo, en el límite con Chile. Los senderistas podrán destinar desde una hora hasta 2 días para conocer ese maravilloso paraje y con sólo tomar una foto se puede a entender el porqué del nombre de la laguna: el reflejo del volcán en el agua conforma el diamante que la distingue.

Quien disponga de tiempo para conocer San Carlos podrá desde febrero optar por hacer el circuito de Huayquerías (un desierto con laberintos de arcilla), descansar una noche en el departamento de San Carlos e ir a la Laguna del Diamante. Hay que saber que si bien el camino se ha mejorado bastante, es preferible llegar al lugar en camioneta 4×4 o contratar el traslado.

 

Avistaje de aves y comidas típicas

Escapar de las altísimas temperaturas de la ciudad, pasar por el dique de Potrerillos y llegar por camino de montaña a la zona de La Carrera, en Tupungato, es otra oferta que cada vez seduce más a mendocinos y turistas.La propuesta es llegar hasta una bella estancia de 6.000 hectáreas, subir a caballo y llegar hasta los 3.000 metros de altura, a la bellísima Quebrada del Cóndor, donde el avistaje del cóndor andino y otras aves propias del lugar y la altura completan un paisaje único. Desde esa altura también se pueden ver el Valle de Potrerillos y el dique homónimo. Otras opciones son hacer un recorrido en trekking y realizar pesca deportiva con mosca. Sea cual sea la actividad, la propuesta prevé un almuerzo en un puesto de la zona, con comidas típicas que incluyen asado, empanadas y vinos del Valle de Uco. Para quienes pretendan hacer este recorrido las excursiones salen de ciudad a las 8.30 y regresan a las 19 horas aprox.

 

Fuente: UNO

Artículos Relacionados