La Comisión Bicameral de Trámite Legislativo rechazó el DNU del Ejecutivo que eliminó los feriados turísticos.

De todos modos, en tanto no se apruebe ese dictamen por ambas Cámara Legislativas, continuará rigiendo el actual cronograma. Mientras, se acumulan nuevos proyectos.

La novela del régimen de feriados en Argentina volvió a tomar otro giro inesperado. En primer lugar porque la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo rechazó el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) por el cual el Gobierno Nacional eliminó los recesos de cuatro días pensados para el turismo.

Recordemos que el Ejecutivo eligió no escuchar el pedido de las provincias y no arriesgar en la difícil construcción de consensos federales en torno a este proyecto. Por eso decidió saltar el debate legislativo del propio proyecto que había  enviado a fines de 2016 para avanzar con una medida unilateral que llevó la firma del primer mandatario y otros 16 titulares de carteras (pero no la del ministro de Turismo de la Nación).Inmediatamente, y ante la resistencia generada, debió firmar un nuevo DNU complementario decretando la inamovilidad de los días 24 de marzo, 2 de abril y 20 de junio (los cuales originalmente se habían pensado correr a viernes o lunes para sumar más fin de semanas largos). Con lo cual, hasta ese punto la actividad se había perdido de los dos puentes turísticos y otros tres recesos de tres días.

RECHAZO.

Pero no fue la tibia reacción del sector la que hoy pone en duda el régimen vigente, sino una pretendida defensa de la institucionalidad y, obviamente, cuestiones de oportunidad político-partidarias. Es en ese contexto que la Comisión Bicameral del Congreso rechazó el decreto que eliminó los puentes, pero ratificó el que declaraba la inamovilidad de otros. “Se está dando otra respuesta institucional a los abusos de poder en los que el presidente recae, con decretazos que afectan derechos y conquistas logrados con mucho esfuerzo por todos los argentinos y argentinas”, dijo Marcos Cleri (FVP), presidente de la Comisión, quien –evidenciando que se trataba de algo más que de los feriadosno dudó en disparar contra el gobierno de Mauricio Macri: “Es importante que cada vez más argentinos y argentinas, muchos engañados en su buena fe, tomen conciencia de que los que tanto declamaron los llamados al diálogo y al republicanismo, están muy lejos de cumplir con esos preceptos. Son groseramente autoritarios”.

Pero fueron varios los legisladores del FPV que salieron en defensa del esquema fijado por el anterior Gobierno nacional en 2010, también por decreto. Por caso, la marplatense Fernanda Raverta recordó la importancia de continuar con los recesos XL para las ciudades turísticas, en especial para Mar del Plata. “Ahora resta trabajar en los consensos necesarios para que el decreto sea descartado por ambas cámaras y se pueda analizar un nuevo proyecto entre todas las fuerzas políticas y los actores económicos del sector turístico nacional”, señaló la legisladora.

CÓMO SIGUE.

Efectivamente, el dictamen de rechazo de la Bicameral es apenas el primer paso de un largo proceso que debe ser avalado en el recinto, tanto en la Cámara alta como en la baja. Fuentes parlamentarias le explicaron a este medio que conseguir eso implica un trámite larguísimo, equiparable a la aprobación de cualquier ley. En ese sentido, equipararon el rechazo al DNU de Macri como “una manera de sentar un precedente opositor en materia legislativa”.

Por lo pronto, vale aclarar que siguen vigentes ambos decretos sancionados por la actual gestión. El vacío se produciría una vez que ambas Cámaras confirmen el rechazo, ya que volvería automáticamente a estar vigente el régimencreado en 2010. Con la curiosidad de que el Gobierno se vería obligado a fijar a contrarreloj dos puentes para lo que queda del año.

LOS PROYECTOS.

Pero la apuesta de los legisladores es forzar el tratamiento de nuevos proyectos.En este sentido, la diputada del FPV por Entre Ríos, Carolina Gaillard, presentó uno de su autoría por el cual se forzaría que haya no sólo dos, sino tres fin de semanas XL al año. Para ello prevé que cuando las fechas de los feriados nacionales coincidan con los lunes o martes, el Poder Ejecutivo fije tres días por año que coincidan con los martes o lunes inmediatos respectivos. “El decreto que elimina los feriados con fines turísticos perjudica y afecta enormemente a las economías regionales, donde el turismo constituye una fuente de creación de empleo genuino, así como motor dinamizador de sus economías”, opinó Gaillard.

Otro de los proyectos es el del titular de la Comisión de Turismo de la Cámara baja, Maurice Closs, quien en su texto también deroga los dos decretos presidenciales de enero pasado. “Entiendo que es necesario encauzar la discusión parlamentaria a través de un nuevo

proyecto tendiente a encontrar nuevamente un equilibrio entre las partes”, señaló el diputado, que entiende que lo dictaminado por la Casa Rosada “terminó en un perjuicio para la actividad turística”.

La novedad viene por el lado del intento de reinstaurar los “feriados turísticos”, aunque ya no se llamarían así. El proyecto faculta al Ejecutivo a fijar anualmente hasta tres feriados o días no laborables para promover los viajes, haciéndolos coincidir con un lunes o un viernes. O sea, si este año se optara por definir como día puente el viernes 26 de mayo, se propiciaría un fin de semana de cuatro días.

Es decir, el mecanismo es exactamente igual al que se aplicó desde 2011 y que fue derogado en enero pasado. La diferencia está en la flexibilidad que le da al Ejecutivo para determinar la cantidad de días puente (ninguno, uno, dos o tres) en función de cada año calendario (se deben fijar 50 días antes del fin de año anterior). Y en la posibilidad de determinar si ese día es feriado o simplemente día no laborable, con las repercursiones que ello implica para las empresas en sus relaciones laborales.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.