Los micros de larga distancia volverán sin catering, mantas ni auriculares