La agudización de los conflictos internacionales vuelven a un primer plano como la principal amenaza para la estabilidad mundial, según una encuesta a 900 expertos en la materia. En Latinoamérica los riesgos derivan de las fallas en la planificación urbana y la escasa preparación para atender eventuales

Cuando aún los ecos de los atentados en París y en Nigeria no se han apagado, el informe Global Risks 2015 del Foro Económico Mundial marca el regreso a escena de los conflictos entre Estados con consecuencias regionales como el principal riesgo global de cara a los próximos 10 años. Por su probabilidad, esta amenaza supera a los fenómenos meteorológicos extremos (2º), las deficiencias de los sistemas nacionales de gobernanza (3º), el colapso o crisis del Estado (4º) y el elevado desempleo y subempleo estructurales (5º). Los casi 900 expertos consultados consideraron que –tras haber estado ausente del horizonte de principales amenazas en el último lustro– los problemas geopolíticos se agudizan tanto como su influencia sobre la economía mundial.

Entre los 28 riesgos globales evaluados en el estudio de 2015, los conflictos interestatales con consecuencias regionales, las armas de destrucción masiva y los ataques terroristas no sólo se destacaron en términos de probabilidad, sino también por su impacto. “Veinticinco años después de la caída del Muro de Berlín, el mundo se enfrenta una vez más al riesgo de graves conflictos entre Estados”, señaló Margareta Drzeniek-Hanouz, economista principal del Foro Económico Mundial, quien agregó: “Sin embargo, los medios para abordar dichos problemas –ya sean mediante ataques cibernéticos, competencia por recursos, sanciones y otros instrumentos económicos– son más amplios que nunca. Hacer frente a todas estas posibles causas e intentar que el mundo regrese a la vía de la cooperación, y no de la competencia debería ser una prioridad para los dirigentes en 2015”.

SOCIEDAD Y AMBIENTE

Además de los desordenes geopolíticos, los expertos consultados llamaron la atención por la capacidad global para resolver los problemas sociales y ambientales. De hecho, los dos principales riesgos por su impacto serían la crisis del agua y la propagación rápida y masiva de enfermedades infecciosas. Incluso los problemas ambientales –fundamentalmente la adaptación al cambio climático– son vistos con mayor preocupación que los económicos. Ello se debe a que los expertos valoran mucho más negativamente los preparativos para hacer frente a retos como los fenómenos meteorológicos extremos que a los ya crónicos inconvenientes económicos (desempleo y crisis fiscales, entre otros).

POR REGION

Mientras que en Norteamérica los principales riesgos son la debilidad para hacer frente al cambio climático y las fallas en infraestructura que desnuda o ante los ciberataques, en Europa son el desempleo y la capacidad de dar respuesta a los flujos migratorios.

En cambio en América Latina los expertos identificaron como los mayores riesgos para la próxima década las fallas en la planificación urbana. Entendido como que el crecimiento abrupto de las ciudades puede favorecer escenarios de descontento social y/o diseminación de pandemias.

“No cabe duda de que la urbanización ha aumentado el bienestar social. Pero cuando las ciudades se desarrollan con demasiada rapidez, aumenta su vulnerabilidad, pues las pandemias, el colapso del poder o los ataques contra este, los sistemas de agua y transporte, y los efectos del cambio climático constituyen graves amenazas”, analizó Axel Lehmann, director de Riesgos de Zurich Insurance Group.

Fuente: Ladevi
20/01/2015

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.