Dos años se demoró la construcción de un nuevo puente en Alta Montaña, que había sido derribado por un alud el 1 de febrero del 2016 tras una feroz tormenta.

Se trata del puente que pasa por el arroyo El Tigre, en el kilómetro 1.125 de la ruta 7.

«Desde el primer momento pensamos en una estructura más segura y resistente para hacerle frente a los aludes y poder prevenir accidentes», sostuvo en las redes sociales el ministro de Economía, Martín Kerchner.

Además aseguró que se inauguró «30 días antes de lo previsto por Vialidad Nacional».

Durante estos dos años, el tránsito hacia Chile se realizó a través de un by pass con un puente Bailey que se trajo desde Entre Ríos.

Fuente: Diario Los Andes

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.