Se encuentra emplazado en el ingreso norte a la ciudad de Malargüe, junto a la Dirección de Turismo. Por sus grandes dimensiones y atractivas luces, comienza a posicionarse como un ícono del departamento. Opiniones encontradas por el dinero que costó.

Malargüe es el departamento más austral de la provincia y uno de sus pilares es el turismo. No sólo cuenta con paisajes naturales inigualables, sino que además posee un interesante atractivo en la órbita de lo científico, a través del observatorio Pierre Auger y de la Antena CS3. Pero a lo anterior se le suma la calidad de su gente y éste es el valor agregado que lo diferencia por lo general de otras zonas turísticas.

Pensando en el turista, el edil Juan José Narambuena, del bloque justicialista Frente para la Victoria, presentó un proyecto de ordenanza para la creación de un reloj calendario. La idea se formalizó en 2012 y fue aprobada por el Concejo Deliberante, por lo que seguidamente pasó al Departamento Ejecutivo para ser incluido en el plan de obras, bajo la ordenanza número 1.632/2012.

Cabe mencionar que Malargüe ya tiene un reloj que es un ícono del departamento y se ubica en el corazón de la ciudad, en la intersección de las avenidas General Roca y San Martín y lleva por nombre Reloj del Cincuentenario.

En lo que respecta a la ubicación de este nuevo reloj, Juan José Narambuena comentó que recorrieron el departamento y decidieron emplazarlo en el ingreso Norte de la ciudad, junto a la Dirección de Turismo, “para que este nuevo ícono no pase desapercibido por los turistas y sea la figura de las postales de los visitantes”. Y explicó que la idea “surgió después de conocer otros relojes en distintos puntos estratégicos del país”.

Con la ordenanza ya aprobada el municipio compró el mecanismo y con la finalidad de abaratar los costos, la mano de obra estuvo a cargo de empleados municipales. El monto final de la obra de este reloj superó los 700.000 pesos.

El reloj tiene incorporado dentro del sistema un GPS, que permite que cuando hay un corte de energía eléctrica las agujas se ubican en el 12 y cuando retorna la energía el GPS calcula la hora y automáticamente se corrige el horario. Además cada 20 minutos calibra la hora, lo que lo ubica como uno de los más exactos del planeta.

Por sus características, se trata del reloj analógico más grande de la República Argentina, tiene 10 metros de diámetro y además de indicar la hora también marca la fecha. Mientras que la iluminación es LED y los colores de las luces cambian constantemente.

Oscar González, director municipal de Turismo, señaló que “este reloj pasa a ser un atractivo más”, y comentó que con frecuencia observan a los turistas cuando arriban al departamento por el ingreso Norte y se sorprenden por la “impactante” obra. “Es necesario que entre todos lo cuidemos”, agregó.

Floridor González, presidente de la Asociación Malargüina de Turismo, dijo: “Lo vemos como un nuevo atractivo y más allá de las críticas, a la gente le va a gustar, como ocurrió con el reloj del cincuentenario y ahora todos se sacan fotos ahí”.

La construcción de este reloj dio lugar a distintas opiniones. En este sentido Carlos Viedma (57), turista oriundo de Talca (Chile), comentó:

“Siempre visitamos Malargüe, nos gusta mucho, y a través del Paso Pehuenche ahora es más fácil llegar y cuando fuimos a cargar combustible vimos el reloj y nos sorprendimos; es muy llamativo”. Y agregó: “Con mi familia nos quedamos un buen rato mirando los cambios de las luces. Es muy lindo y realmente nos gustó mucho, y obvio que nos sacamos un par de fotos”.

Por su parte, Diego Alí, oriundo de Malargüe, fue más crítico y manifestó: “No estoy de acuerdo con el gasto, porque en la otra punta de Malargüe nuestros hermanos de la zona rural sufren inundaciones y tienen necesidades, como así también en la ciudad la inseguridad nos ataca todos los días y la crisis habitacional es agobiante”. Alí también sostuvo que no se generan genuinas fuentes de trabajo, y esto es “como comprar cuadros y adornos hermosos para una casa, mientras la heladera está vacía y los hijos enfermos”.

“Es un atractivo interesante, tanto para los turistas como para los malargüinos”, apuntó Mariano Ortega, visitante de Buenos Aires. Y sostuvo que desde su punto de vista el lugar donde está es perfecto porque “se complementa con la zona de esparcimiento como es el Parque del Ayer, el Observatorio Pierre Auger y el Molino Histórico Rufino Ortega”. Mientras que Marcos Gallardo, oriundo de Malargüe, cuestionó: “Malargüe, la ciudad de los relojes. Si ya teníamos un reloj histórico en nuestras calles, ¿hacía falta otro?”.

Detalles

Ubicación. En el acceso norte a la ciudad de Malargüe, junto a la Dirección de Turismo y el Parque del Ayer.

Dimensiones. Tiene 10 metros de diámetro y además de indicar la hora también marca la fecha. La iluminación es led y los colores de las luces cambian en forma constante.

Características. Posee en el sistema un GPS que ante un corte de energía hace que las agujas se ubiquen en el 12 y al retornar la electricidad el GPS toma las coordenadas, calcula la hora y la corrige automáticamente. Cada 20 minutos calibra la hora, lo que lo ubica como uno de los más exactos del planeta.

Fuente: Diario Los Andes
07/04/2015

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.