Belleza natural, aventura y turismo cultural son algunos de los atractivos que tiene la ciudad cuyana para los visitantes estivales.

Atravesada longitudinalmente de norte a sur por la mítica ruta 40 y enclavada al pie de la Cordillera de Los Andes, la ciudad de Malargüe recibe numerosos visitantes de distintas ciudades de Argentina y Chile para disfrutar de sus bellezas naturales y el turismo cultural y científico que la caracteriza.

Malargüe en verano ofrece infinitas posibilidades para quienes disfrutan de la naturaleza, la aventura, el relax y la gastronomía, con distintos refugios de biodiversidad y formaciones geológicas únicas.

Primera en la lista por sus condiciones únicas a nivel mundial se destaca la Reserva La Payunia que fue propuesta por la Unesco para ser declarada patrimonio de la Humanidad por su valor universal excepcional compuesto por diferentes estilos eruptivos, los campos de bombas y lapilli, y las coladas de lava individual más largas de la tierra.

Otro gran atractivo es la Caverna de las Brujas que a través de las filtraciones de agua han generado durante miles de años hermosas formaciones minerales diversas, como estalactitas, estalagmitas, columnas y coladas.

Allí también las opciones de aventura cuentan con un lugar destacado que es el valle de Las Leñas donde esta temporada se puede esquiar en una pista habilitada, además de las clásicas cabalgatas, trekking, mountain bike, tirolesa, cuatriciclos, excusiones 4×4, visitas a la laguna escondida, Niña Encantada, y Los Molles; mientras que el Valle Hermoso (a pocos kilómetros de allí y con acceso en vehículos altos o 4×4) estará abierto con servicio de camping, restaurant y más opciones de aventura y relax.

Se suman los Castillos de Pincheira sitio que conserva un gran escenario natural con formaciones rocosas de origen volcánico donde se ofrecen actividades para todos los gustos como paseos, safaris fotográficos, caminatas y un completo camping con pileta; Cascada de Manqui Malal; ríos, montañas y la invitación a pescar en sus rincones infinitos.

Otro de los interesantes paseos en la naturaleza lo ofrece Turcará, ubicado a 35 kilómetros de la ciudad y enclavado en medio de Bardas Rocosas (malales) en lengua mapuche que hacen un lugar ideal para realizar Puente Colgante, Barranquismo (Vía Ferrata), visita a una caverna, tirolesa, trekking paleontológico, y escalada de una pared natural de 35 metros.

En la ciudad no hay que dejar de visitar el Observatorio de Rayos Cósmicos Pierre Auger, el Centro de Convenciones, su moderno Planetario con varios shows en el domo, el Museo Regional, la plaza San Martín, su antigua capilla, y el Reloj del Cincuentenario, que también merecen una visita; y en el mes de enero la ciudad se prepara para celebrar la “Fiesta Nacional del Chivo y la Fiesta Provincial del Cordero”.

La ciudad de Malargüe se encuentra a 1.198 kilómetros de Capital Federal y a unos 420 kilómetros de la capital mendocina, donde la amabilidad y atención de su gente esperan a los visitantes para que estos puedan disfrutar de los encantos de este singular terruño cuyano.

Malargüe, cuna de Puelches y Pehuenches, ofrece una extraordinaria variedad de atractivos, donde se entretejen costumbres ancestrales mezcladas con paisajes asombrosos, forjados por el tiempo y el viento, originando además, exquisitas recetas, artesanías, fiestas, populares y leyendas. Malargüe es un destino único…no te lo podés perder!

Fuente: Latitudes, Infonews

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.