Los desarrolladores de este punto geográfico mandaron a construir 10 botellas gigantes de vino como íconos del enoturismo. Fueron construidas en fibra de vidrio, y miden siete metros de altura por dos de diámetro.

Vista Flores, en Tunuyán, en pleno centro del Valle de Uco, unos 100 kilómetros al sudoeste de Mendoza, tiene aspiraciones de convertirse en “la Napa Valley de Latinoamérica” (que es el centro del Enoturismo de Estados Unidos) y con unas botellas gigantes de vino, de siete metros de altura, sumó un nuevo atractivo a esas pretensiones.

Sucede que en la intersección de las rutas 92 y 94, que es la que lleva al Manzano Histórico, comenzó a erigirse un punto de encuentro para esa localidad, Pérgolas de Vista Flores., que se prevé inaugurar en febrero de 2015.

De acuerdo a lo proyectado, Pérgolas de Vista Flores será un centro de información turística y tendrá locales comerciales realizados en madera rústica, vidrio y techos de tejas, dando una imagen de cabañas, donde funcionará un wine bar, una casa de té, se venderán artículos regionales, y se construirá una ansiada mini terminal de ómnibus.

También tendrá un SUM para realizar encuentros culturales, una sala de cine, y en el interior un barrio privado de casas de fin de semana, en cuyo núcleo habrá cabañas de turismo y un spa.

Mientras se ejecutan todas esas obras que tienen como telón de fondo la enorme y bella Cordillera de los Andes, los desarrolladores de este punto geográfico estratégico para el enoturismo, mandaron a construir 10 botellas gigantes de vino, en fibra de vidrio, que miden siete metros de altura por dos de diámetro y que ya están colocadas en sendos pedestales de granito que realzan aún más dichas instalaciones.

Allí confluyen y se entrecruzan los denominados Caminos del Vino, rodeado por las bodegas que ya son muy reconocidas en todo el mundo, pero también al ya mencionado Manzano Histórico; a La Consulta, en San Carlos; y el Corredor Productivo, en Tupungato.

La Botella de Vino es sin dudas un ícono en esta región cuyana, ya que la vitivinícola es la industria madre en la que se sustenta toda la economía regional, y por carácter transitivo esto también apunta al Enoturismo.

La idea es que una vez que el complejo comercial se inaugure formalmente, prevista para febrero de 2015 cuando en Tunuyán se viva la Fiesta de la Tonada, las botellas quedarán “vestidas”, es decir con etiquetas de marcas del mercado, que las bodegas utilizarán como acciones de marketing.

Sin embargo, los mismos turistas (y también los pobladores locales) espontáneamente comenzaron a pararse en el lugar para tomarse fotos junto a estos mega botellones, marcando una tendencia que se incrementa a medida que la gente se va enterando de su existencia, y estas tomas se van viralizando en las redes sociales, y se están transformando en un punto ineludible de atracción.

Sin dudas, el Malbec ya tiene su escultura: son estas 10 grandes botellas ubicadas en el cruce de las rutas 92 y 94, en Pérgolas de Vista Flores, que ya se está transformando en un punto de encuentro, en el Kilómetro 0 de los Caminos del Vino, un verdadero ícono del enoturismo.

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.