La preocupación por nuestro Medio Ambiente ya ha dejado de ser algo exótico, exclusivo de algunos llamados Partidos Verdes del Norte de Europa, que presentaban propuestas destinadas a detener los daños que el hombre estaba causando a nuestra Casa Común, que es la Tierra.

Hoy, ser identificado como defensor del Medio Ambiente hasta tiene valores electorales y es utilizado con ese fin, como se puede ver en Brasil con la candidata Silva. Cuidar el Medio Ambiente es pensar en el bienestar de todos, Hombres, Mujeres, Ricos y Pobres, sin distinción de religión o bandera política, ya que la biosfera nos contiene a todos y por eso, nos llama la atención que algunos funcionarios del Gobierno Provincial, que uno debería suponer que están absolutamente consustanciados con el bien común de todos los ciudadanos mendocinos, desde hace algunos meses están mostrando sus preferencias por explotaciones mineras de gran escala, cuyas consecuencias sobre el Medio Ambiente, por lo menos, deberían ser analizadas con absoluta rigurosidad científica, antes de ser defendidas ante cuánto micrófono les ponen por delante.

Por supuesto, como siempre sucede no debemos generalizar, pero nos preocupa la actitud de esos funcionarios de primera línea, que vienen apoyando muy abiertamente la radicación de emprendimientos que, repito, necesitan un pormenorizado estudio sobre su incidencia en el medio ambiente, antes de ser defendidos e incluso patrocinados ante la Legislatura, como si debieran ser tratados como algo realmente atractivo y conveniente para los Mendocinos.

Y nos preocupa el cambio en la actitud de algunos funcionarios, que aparentaban no defender estos proyectos y hoy, quizás advirtiendo que se les acaba el tiempo político, deciden a último momento mostrar sus verdaderas intenciones y salen con bombos y platillos a cantar loas a proyectos megamineros cuyos beneficios, para todos los mendocinos, están aún en duda.

Una de las banderas que agitan es que Mendoza necesita cambiar su matriz productiva y a ese planteo le respondemos que siempre es necesario mejorar la matriz productiva y que hay infinitas posibilidades de hacerlo.

Por ejemplo el turismo demostró en los últimos años su gran capacidad para generar eslabones fuertes en la cadena productiva y hoy se cuentan por centenares los emprendimientos turísticos que están dando trabajo y futuro a muchos mendocinos. La industria del vino, también en la última década demostró que se puede mejorar calidad y cantidad y que el mundo entero puede ser nuestro mercado; una lamentable coincidencia de crisis económica mundial y excedentes vínicos locales, ha hecho que el crecimiento sostenido de nuestra industria madre se ralentizara, pero eso no es motivo para plantear como única solución, que hay que cambiar la matriz productiva agro exportadora que durante tantas generaciones dio brillo y progreso a Mendoza.

Sí podríamos hablar de la industria del Software local, con muchísimos puestos de trabajo generados y por generarse; de las industrias culturales; de la industrialización local de muchos productos agrícolas que hoy se exportan con poco valor agregado; la industria eólica; la generación fotovoltaica, en fin, hay infinitas posibilidades de desarrollo que nuestros dirigentes deberían potenciar, antes de venir a repetirnos los “cantos de sirena” que les dictan los grandes conglomerados mineros.

Por suerte la sociedad mendocina “no come vidrio” y, a cada intento de esos funcionarios, que están bien identificados, toda la sociedad toma posición y sale a desmentir las supuestas bondades de estos proyectos extractivos e incluso sirve para aumentar la capacidad de organización de quienes vienen defendiendo desde años atrás el cuidado del agua y la no contaminación.

El Sábado pasado se llevó a cabo otra reunión de las Asambleas Mendocinas por el Agua Pura agrupadas en AMPAP y de la Coordinadora por el Agua, y se le dio la bienvenida a la recientemente creada Asamblea de Malargüe, que está haciendo un gran trabajo de concientización entre la sociedad malargüina, para opinar con conocimientos sobre lo que el Intendente de ese Departamento quiere hacer y cuyas consecuencias, no solo en el medio ambiente sino en muchos aspectos, pueden ser aún más perniciosos que lo ocurrido con VALE.

Y la lucha continuará, mientras veamos que quienes tienen que cuidarnos o sea aquellas personas designadas en cargos públicos para solucionar los grandes problemas de la gente, invierten su tiempo en apoyar actividades que no son las esperadas por la mayoría del pueblo mendocino.

Pero, como siempre decimos, podemos estar muy equivocados en nuestra prédica y por eso sugerimos entrar a cualquier buscador, como el google y escribir: CORRUPCIÓN EN LA MEGAMINERÍA MUNDIAL. Más de 260 mil páginas, para entender porqué decimos lo que decimos.

FUENTE: Ing. Alberto Lucero
26/09/2014

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.