Una marca que lo fabrica en Luján de Cuyo obtuvo el primer puesto en el “Alfajor más rico” de chocolate durante la Fiesta Nacional en Córdoba.

Los alfajores se fabrican en Blanco Encalada, en la Ruta 82, donde también se venden a los turistas que a diario pasan por allí.

Con 50% de su peso en dulce de leche, chocolate de alta calidad y tapas elaboradas con una exclusiva receta casera, los alfajores Entre Dos conquistaron el paladar de los catadores más especializados.

 

En la localidad cordobesa de La Falda, participaron de la Fiesta Nacional del Alfajor y obtuvieron el primer puesto en la categoría “Alfajor más rico” de chocolate. 

 

Se trata de un producto 100% mendocino fabricado en Blanco Encalada, Luján de Cuyo. Su creadores, Ariel Fabrizio y Constanza Carcaño, comenzaron en 2008 elaborando cuatro docenas en su casa y hoy tienen una producción de 500 docenas diarias.

 

En ese lugar, estratégicamente ubicado en la Ruta 82, también cuentan con un punto de venta y un café que es visitado por turistas. 

 

Premiados de casualidad

Este reconocimiento, que les llegó de casualidad, los posiciona a nivel nacional y les da un gran impulso para seguir creciendo. “Nosotros no sabíamos que el producto iba a participar de la elección”, se sinceró Fabrizio. Si bien conocían el concurso, recientemente inauguraron su segundo local- en Luzuriaga, Maipú- por lo que no tuvieron tiempo de viajar. “Una persona de acá los llevó para vender en uno de los puestos y al parecer los incluyeron”, aseguró.

A través de un mensaje de WhatsApp se enteraron del reconocimiento. “Fue muy sorpresivo, realmente nos pusimos muy contentos por todo lo que implica”, manifestó Fabrizio, quien detalló que compitieron contra más de 30 marcas.

“El alfajor es la golosina que más se fabrica en el país y en Córdoba son muy reconocidos por este producto”, añadió. El orgullo no es sólo por ser los creadores de un producto premiado, sino también por dejar a la provincia en lo más alto del rubro.

 

Emprender de a dos

Ariel y su mujer Constanza empezaron este emprendimiento en 2008. “Estábamos en la búsqueda de hacer algo juntos y a los dos nos gustaban mucho los alfajores pero veíamos que con el tiempo iban variando la calidad”, recordó el mendocino. Así fue que comenzaron a elaborar alfajores de forma casera y decidieron utilizar ese nombre para celebrar que los hacían en pareja. “También lo llamamos así porque el alfajor no es más que dulce de leche entre dos tapitas”, comentó.

 

Recién en 2014 abrieron su propia fábrica en Blanco Encalada. “Muchos nos decían que era una locura poner una fábrica en ese lugar, pero nosotros queríamos estar lo más cerca de la cordillera posible”, explicó.

Con el tiempo la gente comenzó a llegar hasta allí a comprar alfajores, por lo que hace un año decidieron abrir su propio punto de venta al que le agregaron cafetería, así como otros productos dulces. “El lugar mismo nos fue pidiendo agregar nuevas cosas”, comentó.

 

El sitio elegido, frente a una de las bajadas al río Mendoza, invita a quedarse a pasar la tarde. Cientos de mendocinos y turistas pasan por allí para saciar sus instintos golosos.

 

De hecho el lugar ya está quedando chico, por lo que están ampliando para poner más mesas. “Una vez tuvimos hasta 36 familias en espera”, contaron empleados del lugar.

 

El secreto: las tapas

Actualmente en la fábrica trabajan entre 6 y 8 personas, encargadas de elaborar 500 docenas por día. “Se comercializan de forma inmediata, es mercadería fresca y muy perecedera”, explicó Fabrizio. Además de en distintos puntos de la provincia, su producto se comercializa en Rosario, La Pampa, San Luis y algunas localidades de Buenos Aires, tanto en kioscos como en estaciones de servicio.

Para el emprendedor, el secreto de su éxito está en la receta casera de las tapas. “La creó mi esposa a prueba y error y tratamos de mantenerla siempre igual”, señaló.

Otro punto clave es complementar las tapas con chocolate y dulces de excelente calidad. “Tenemos dos variedades de tapas: de maicena y de chocolate, así como diferentes rellenos”, contó.

 

Además en el local venden un producto que no se encuentra en otro lado: alfajores de hojaldre de chocolate.

 

Una fiesta de “delicias” que crece año a año

La Fiesta Nacional del Alfajor que se realiza todos los años en La Falda, Córdoba, ha ido ganando el reconocimiento de  los “golosos” de todo el país. En su edición número 20, que se desarrolló entre el 14 y el 16 de octubre, convocó a más de 5.000 personas que recorrieron las más de seis cuadras de la Avenida Edén, en el corazón de la ciudad.

 

Alrededor de 50 expositores llegaron con sus alfajores y productos regionales desde distintas latitudes. Además del concurso en el que resultó premiada una delicia “made in Mendoza”, se realizaron espectáculos artísticos, clases especiales de cocina y repostería y charlas temáticas.

El evento nació en 1989 por iniciativa de productores, comerciantes y empresarios hoteleros de la ciudad cordobesa. Se ideó como una forma de promocionar las bondades de esa localidad durante la temporada baja.

 

Fuente: Los Andes, Por Carla Romanello

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.