En enero y febrero, según el Indec, se registró una merma de 5% en el total de argentinos que viajaron al exterior. Las agencias de viajes de Mendoza destacaron que las ventas se han estabilizado en comparación con el año pasado cuando la baja había sido cercana al 50% pero señalaron que están muy por debajo de los números de ventas de 2013.

El sector del turismo no escapa a la realidad económica de Argentina. A pesar de que fue un comienzo de año tranquilo para este sector ya que no hubo ningún acontecimiento en relación al dólar, como la devaluación de enero de 2014 y tampoco regulaciones que pudieran afectar como fue el impuesto para gastos con tarjetas en el exterior del 35% colocado en diciembre del 2013, las ventas de pasajes y paquetes hacia el exterior se mueven con cautela.

Según datos publicados ayer por el Indec, entre enero y febrero de este año, un total de 467.600 argentinos viajaron al exterior; lo que significa una baja del 5% si se los compara con los 492.000 del mismo período del año anterior. En contrapartida, llegaron al país 445.300 turistas entre enero y febrero pasados, una mejora del 7,2% en comparación con el mismo lapso de 2014.

Para el economista Sebastián Laza, esto está dado porque a pesar de que el dólar está estable y la inflación se ha estabilizado, el tipo de cambio real está atrasado.

“Si para viajar te dejaran comprar dólar oficial, sí que convendría. Pero como no se puede o el monto autorizado es sumamente pequeño, no queda otra que comprar dólar blue o realizar los gastos en el exterior con el dólar tarjeta. En ambos casos hablamos de un cambio cercano a los $ 12 o $ 13”, explicó el economista. A este combo -añadió- hay que sumarle la recesión que ha provocado un estancamiento en todos los consumos que no son de primera necesidad.

Para entender este fenómeno, Laza señaló que en todos los países del mundo, para mantener su competitividad, tienen una inflación baja pero si no es así, devalúan su moneda al ritmo de la inflación.

“En Argentina ninguno de estos dos factores suceden. La inflación se mueve en la zona del 20% o 30% anual, y el tipo de cambio se deprecia sólo 15%”, puntualizó. Así, a pesar de que los precios de los paquetes no se mueven -ya que están atados a la moneda estadounidense- el poder adquisitivo del argentino es menor.

No obstante, los empresarios del sector se mostraron optimistas al destacar que este año las ventas de pasajes y paquetes hacia el exterior se estabilizaron en comparación con el 2014, un año que prefieren dejar en el olvido.

Para Maximiliano Cornejo, de ISC Viajes, después de la devaluación del año pasado las ventas cayeron estrepitosamente, pero de a poco fueron mostrando números más promisorios. “Con estabilidad del tipo de cambio y sin novedades en lo que respecta al sector, el consumidor se vuelve a animar a unas vacaciones all inclusive”.

Javier Agrelo, presidente de la Asociación Mendocinas de Agencias de Viajes y Turismo (AAAVYT Mendoza) y dueño de Vista Viajes y Turismo, expresó que “las ventas se han mantenido igual que en el 2014”. Al igual que su colega indicó que las expectativas son positivas y se espera que este nivel de optimismo continúe si no hay medidas negativas que afecten al sector”.

Mauricio Ruiz de Beatriz Cabrera Viajes, indicó que las ventas de paquetes al exterior han sido buenas, con picos en noviembre de 2014 y estable en los siguientes meses. Al igual que otros sectores, “la suba de costos operativos disminuyen cada vez más la rentabilidad”.

Apuesta a las promociones

Otra estrategias para economizar el precio final de un paquete es si el mendocino sale vía Chile. En estos casos, el ahorro llega a ser cercano a los $ 2000. No obstante, a esto hay que añadirle el valor del pasaje terrestre o la nafta para llegar a Santiago. Las promociones de temporada baja son otra opción ya que aquí los pasajes cuestan entre 20% y 40% menos que en la alta.

Fuente: Diario Los Andes
17/04/2015

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.