El Ministerio de Turismo de la Provincia, busca que prestadores pongan atención en un segmento que crece año a año.

A sabiendas de que “el turismo LGTB (Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales) representa 10% del flujo mundial de viajeros” y se ha convertido en un segmento “codiciado por empresas y destinos, ya que, anualmente, genera unos 150 mil millones de dólares”, el Gobierno de Mendoza intenta posicionarse como un impulsor de la inclusión y la diversidad. En esa línea desarrolló un encuentro con prestadores turísticos y funcionarios expertos en estrategias para aumentar el atractivo de este poderoso segmento consumidor.

En el encuentro se promovió la creación de la “Mesa Igualdad, Inclusión y Diversidad”, lo que se traducirá, dijeron los voceros del gobierno, “en un espacio de debate, evaluación y planificación para el desarrollo de acciones”. Estuvieron presentes el ministro de Turismo de Mendoza, Javier Espina, junto a su par de Buenos Aires, Ignacio Crotto; además, participaron Héctor Griffini, coordinador del equipo técnico de la Fundación DAR, y empresarios mendocinos afines a la temática abordada.

La idea, señalaron, busca hacer que los turistas que expresan su pertenencia al segmento LGTB no sean discriminados, y se busca para eso poner en marcha “políticas públicas que beneficien al colectivo y contribuyan a la construcción de una nueva cultura, asociada a una transformación socio-cultural que se base en la plena e igualitaria participación en la vida social, política, económica y cultural del país”.

En el 2013, el incremento del turismo en general fue de 3% en el 2013, mientras que el segmento LGTB creció 9,7%, según cifras del World Travel and Tourism Council. El márketing turístico al respecto dice que los turistas de alto poder adquisitivo que disfrutan de exponer en público sus preferencias sexuales gastan grandes cantidades de efectivo en los lugares que no se horrorizan si ven a dos hombres y/o dos mujeres besándose en una mesa de restaurante o un viaje en catamarán.

Si bien las parejas gays se interesan por los mismos destinos que cualquier turista, pertenecen a un sector que tiene mayor posibilidad de gasto. Un segmento de consumidores denominado DINK, esta siglas en inglés significa doble ingreso sin hijos.

“Si bien viajan a los mismos destinos que cualquier turista, entre el 90 y 95% de los gays hombres no tienen hijos y el 80% de las mujeres lesbianas casadas o no, tampoco. El hecho es que disponen el gasto primario de otra manera y es muy común que lo destinen a viajar. Entre el 80 y 95% de gays y lesbianas tienden a viajar más 3 veces al año en promedio en Argentina, al igual que tienden a quedarse más tiempo en el lugar o a viajar en otras fechas porque no están atados a obligaciones escolares (…) En este sentido, se pueden comparar con parejas heterosexuales que no tiene hijos. El tema es que, en general, estas últimas proyectan tenerlos”.

Lo que mueve

Durante la IV Convención Internacional de Turismo LGTB de Montevideo del 2014 el sector demandó una mayor oferta de viajes en familia y más opciones para bodas y lunas de miel. El congreso ha contado con especialistas del sector turístico procedentes de Estados Unidos, Brasil, Argentina y el propio Uruguay, quienes, en diferentes presentaciones, han analizado los retos a los que se enfrenta el subsector conocido como turismo LGTB.

Según datos del World Travel & Tourism Council y la Organización Mundial del Turismo, el turismo gay crece más del doble que el turismo general, con un ritmo anual de 10,3%, frente a 3,8% que lo hace el segundo.

Una de las principales preocupaciones que manifiestan estos turistas es que en los países a los que viajan exista una legislación que garantice sus derechos, detalla la representante de la Asociación Brasileña de Turismo LGBT, Marta Della Chiesa.

Por este motivo, Uruguay y Argentina, en los que se permite el matrimonio homosexual, ocupan las primeras posiciones de América Latina en el ránking “Spartacus International Gay”, que mide la tolerancia turística de cada nación en relación con su legislación y costumbres locales.

Mendoza, siempre un paso adelante

Pero Mendoza dio un paso más en este sentido. Se trata de la modificación de la legislación para que los extranjeros con residencia transitoria puedan casarse en la provincia.

Esto dispara la posibilidad de que aquellas personas que no puedan contraer matrimonio en su país por ser del mismo sexo, lo hagan en Mendoza, por lo que esta ventaja será utilizada para atraerlas a la provincia. En otros puntos del país como Rosario, Capital Federal, Ushuaia y el Gran Buenos Aires también existe el matrimonio para extranjeros, la diferencia es que en general en las otras provincias no modificaron la legislación que establece 40 días de residencia como mínimo.
La resolución 265 habilitó a los extranjeros que estén de paso por la provincia a casarse en Mendoza sin necesidad de ser residentes.

Aquellas parejas que no sean de nacionalidad argentina pueden celebrar su boda en Mendoza de una manera muy fácil. Sólo le es necesario dormir 5 noches en Mendoza. En ese lapso deben dirigirse al Registro Civil y solicitar la documentación pertinente para realizarse los análisis médicos prenupciales.

La pareja debe presentar la fotocopia de sus documentos de identidad y de las visas que los contrayentes obtuvieron al ingresar al país, donde deben detallar el lugar donde se hospedan. Todas las fotocopias deben ser certificadas por un escribano público local. Dos testigos también son necesarios para concretar la unión. Ambos deben presentarse con documento que acredite identidad.

Los atractivos que importan

Mendoza es la segunda provincia más visitada por el segmento de consumo que conforman las personas homosexuales.

La marca del Malbec y todo lo relacionado con el vino es un tema que se impone, al igual que la nieve y el turismo de aventura. En Mendoza hay una fórmula muy buena entre los destinos más urbanos, generalmente elegidos por hombres, y los más cercanos a la naturaleza, preferencia de las mujeres.

Asimismo, el titular de la Cámara de Comercio Gay Lésbica Argentina precisó que, en cuanto a motivaciones, no hay diferencia en los motivos por los que heterosexuales u homosexuales eligen un destino turístico, aunque remarcó que Mendoza tiene actividades interesantes para la comunidad gay en cuanto a bares y espectáculos.

Fuente: Ministerio de Turismo, Explicitoonline.com, 20minutos.es y Diario UNO.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.