Los días templados de la primavera no dejan excusas. Cacheuta, Potrerillos, Uspallata o Blanco Encalada, se viven a puro movimiento. 

Los rayos de sol, que ya pican en octubre, interpelan al movimiento. El hartazgo de la rutina y las vacaciones de verano, que todavía no están tan cerca, hacen más pronunciado el cansancio.

Afortunadamente, tenemos la montaña, acá no más, como para tomarnos un recreíto cualquier finde. Y para sacarse la mufa completamente, un poco de acción y movimiento.

Potrerillos, Blanco Encalada, Cacheuta, Villavicencio, sólo se trata de elegir un destino y una actividad de aventura. Buscar un prestador de servicios, para estar tranquilos de que no se correrán riesgos y animarse. El disfrute y el desenchufe están asegurados.

Desde ya que el ajetreo se complementa perfectamente con el descanso y el rélax. Luego de surcar aguas de dique o río, andar por senderos estrechos o cabalgar, llegan los almuerzos de sabores típicos en los puestos, las distendidas charlas en los paradores donde sirven cervezas artesanales, o las siestas en la reposera …

De agua se trata

Los que andan en búsqueda de sensaciones, de ésas que te hacen latir fuerte el corazón difícilmente puedan resistirse a una bajada de rafting. Las temperamentales aguas del río Mendoza son un desafío constante cuando se anda por Potrerillos y sus inmediaciones.

Las alternativas contemplan tiradas de distinta duración. Por ejemplo, la actividad puede tomar dos horas y media y la dificultad ronda los niveles II y III; es decir es intermedia, pero no por eso deja de ser segura y más que nada muy divertida. 

Las fotos y los videos que también suelen ofrecer los prestadores garantizan que las risas vuelvan cuando se ven los bloopers de los integrantes del grupo. Otra de las posibilidades, es un periplo más extenso.

En este caso, la caída al agua no puede obviarse, por eso no hay que olvidarse de cargar en el bolso la malla. Estas travesías son de 4 horas y también incluyen momentos de descanso, en los que sirven snacks, jugos y cereales; y almuerzo en un restaurante al terminar.

Si el plan es animarse a surcar las aguas del dique en kayak, algunas empresas ofrecen salidas regulares, con horarios por la mañana, al medio día y a la tarde.

Esta última, según los expertos es la mejor hora. Marcos Aranda, guía de kayak de travesía, es uno de los encargados de llevar a los grupos que salen desde el Club Náutico. Los itinerarios son de 3 km (tres horas aproximadamente), aunque también hay más extensos. Inclusive pueden llegar hasta los 12 km y terminar con un asado en el Parador San Ignacio, con la mejor vista del Cordón del Plata. ¿Quién puede resistirse, no?

Una vuelta en velero

En el dique de Potrerillos también están disponibles paseos en veleros. Los periplos son relajantes, dejan en foco el bello paisaje y permiten la observación de avifauna. 

A bordo de un velero de 18 pies de eslora y comandado por un timonel experimentado, sólo hay que dedicarse a disfrutar. Durante la navegación, que circunda bahías y parajes, hay tiempo para la charla técnica, para aprender el glosario general de la disciplina, reconocer las partes de un buque y hasta para una introducción a la teoría de propulsión a vela.

Claro que la historia de la zona, con sus interesantes anécdotas, no queda sin ser mentada. Toma de amarras en el muelle y foto de cortesía, para cerrar, 2 horas, de entretenimiento garantizado!

Otras alternativas incluyen durante el paseo tabla de picada con Delicatessen regionales y copa de vino o espumante o hasta una cata dirigida a cargo de un sommelier con degustación de tres vinos.

Finalmente otras salidas contemplan la práctica de Fly Fishing, anclando en las diferentes bahías según requerimientos del guía.

Arre caballito

Cierto es que a veces las idas a la montaña son improvisadas. Amanece lindo y la familia decide preparar el canasto y salir sin rumbo predeterminado camino a las villas cordilleranas. El vehículo se detendrá en algún camping, en alguna parrilla pública a la orilla del río o donde haya un poco de sombra.

Después del almuerzo, una buena idea es caminar un poco o buscar algún prestador que ofrezca cabalgatas. La mayoría son de baja dificultad e inclusive aptas para niños a partir de los 6 años. 

Una cabalgata de aproximadamente 2 horas por angostos senderos, entre la vegetación autóctona y con el telón de fondo de los cerros, los problemas se olvidan, al menos por un rato.

Otro rincón de la montaña

Si el destino dominguero los encuentra por la zona de Blanco Encalada o rumbeando a Cacheuta, pueden encarar un día de aventura. Se trata de una excursión diseñada para llenarse los sentidos con lo mejor de montaña combinando varias actividades de aventura. Por la mañana, rafting y luego el turno del trekking por la zona precordillerana. Una hora y media a paso sostenido y al concluir, el esperado momento de descanso. Ya en un parador, sombreado y muy acogedor, se sirve el almuerzo.

Hagamos planes

Si hablamos de aventura, no podemos dejar en el tintero a nuestro cerro emblema. Sí, es cierto que las travesías por el Aconcagua se hacen desde noviembre, también lo es que ya falta muy poco y se puede comenzar a planificar.

Así, los que no se conforman solamente con un paseo por el Parque Provincial Aconcagua que está al pie del coloso, tienen a su disposición salidas de trekking.

Andando por los mismos senderos que lo hacen los expedicionarios, los aventureros emprenden una caminata de altura al Aconcagua y llegan hasta el campamento Confluencia.

También se ofrecen expediciones de tres días que llegan hasta Plaza Francia, a 4.000 metros de altura. Del 21 de noviembre al 27 de marzo, 2 salidas semanales, dificultad: media.

Salir de la oficina

Distintos entornos geográficos de la precordillera dan el contexto los itinerarios de trekking. Esta actividad física consiste en caminar por senderos naturales disfrutando de diversos escenarios como sierras, montañas, valles, quebradas, bosques, ríos y lagos, entre otros.

Las travesías de trekking invitan a vivir la naturaleza desde adentro, a descubrir lugares nuevos, la geografía de Mendoza y a cambiar la atmósfera y salir de la oficina. 

Algunas empresas organizan itinerarios grupales a los que es posible sumarse para cambiar de aire, hacer un paréntesis.

Por ejemplo hay quienes encaran por las Gargantas del río Mendoza, las Minas de Salagasta, o los Castillos Lunares de Uspallata, entre otros destinos. Suelen reunirse cerca de 80 personas que tienen ganas de pasarla bien.

También hay trekking al cerro 7 Colores en Uspallata y salidas de outdoors en Vallecitos.

El Aventurismo es nuestro fuerte, prendete con nosotros para desplegar toda la adrenalina en cualquiera de todas las actividades que te hemos presentado en la nota.

Fuente: Los Andes, Celina De La Iglesia
24/10/2016

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.