En los hoteles cinco estrellas, las tarifas han quedado desfasadas y a duras penas logran cumplir con los estándares internacionales que les exigen para mantener sus marcas. Sheraton y Hyatt piden quitar la licencia de juego al Intercontinental. Tienen personal eventual, que termina no brindando un servicio personalizado. La “guerra de los casinos” y la posibilidad de que se conviertan en “elefantes blancos”.

Los hoteles cinco estrellas de la provincia de Mendoza no viven su mejor presente. Si bien desde el Ministerio de Turismo afirman que los niveles de ocupación superan los de años anteriores, los mismos se ven perjudicados por un tipo de cambio que no les es favorable. Incluso, esto ha provocado ciertos incumplimientos en los estándares internacionales de las cadenas hoteleras, por lo que se exponen a perder el derecho a usar sus marcas.

“Creo que el problema viene porque hay una pérdida de competitividad”, confesó a MDZ el ministro de la cartera, Javier Espina.

“En nuestro caso, no tengo conocimiento de que se hayan registrado incumplimientos, pero es muy difícil cumplir en estas condiciones”, señaló por su parte María Cecilia Staneloni, apoderada de CELA S.A, empresa que nuclea al casino Enjoy y el hotel Sheraton.

Sucede que las tarifas han perdido competitividad y para los hoteles ya no son rentables los valores actuales.

“Los hoteles cinco estrellas tiene un fuerte vínculo con el turismo internacional y creo que tenemos una muy buena oferta en dólares, pero para el hotel por el tipo de cambio no le es tan rentable”, argumentó Espina.

Por este motivo, estos lujosos emprendimientos se ven cada vez más atados al dinero que les aportan las unidades de casino que funcionan en sus instalaciones. Incluso, aunque nadie lo quiere confirmar a viva voz, en la mayoría de los casos los hoteles son deficitarios y logran balancear sus finanzas en base a lo que ingresa por el juego.

“La verdad es que los costos para mantener el hotel son muy altos”, reiteró Staneloni, mientras que en Hyatt prefirieron no dar declaraciones por “cuestiones de confidencialidad”.

Sin embargo, el caso del Hotel Intercontinental, que entró en concurso de acreedores, ha encendido las alarmas en el sector. Tanto es así que desde las cadenas de hoteles Hyatt y Sheraton han recurrido a la Justicia para que se le revoque la licencia de juego al hotel radicado en Guaymallén.

El motivo es sencillo: son muchos los hoteles de lujo que hoy funcionan en Mendoza, por lo que nadie quiere darle ventajas a la competencia.

“Si nos comparamos con otras provincias, da la sensación de que Mendoza tiene muchos casinos, ya que hay más que en la ciudad de Córdoba”, confesó Espina, que de esta manera reconoció que la cantidad de cinco estrellas en la provincia supera la media.

De todas maneras aclaró que esto responde a una estrategia de posicionamiento de Mendoza como destino turístico, ya que en el Gobierno apuestan a promocionar la provincia como plaza de lujo y lugar de juego. “Creo que hemos creado un gran producto y estoy seguro de que va a andar”, remarcó.

“Los hoteles 5 estrellas son muy importantes para la marca Mendoza y hay que cuidarlos”, agregó el funcionario.

“Están haciendo una inversión muy importante y creo que hay que ayudarlos con la promoción del destino”, subrayó.

Respecto a la relevancia que tiene para la provincia el hecho de contar con marcas internacionales como Sheraton o Hyatt, afirmó que su presencia ubican a Mendoza en “una red internacional de promoción muy importante”.

Competencia desleal

Hace una semana, Sheraton y Hyatt presentaron una serie de notas en el Tribunal de Cuentas, el Instituto Provincial de Juegos y Casinos (IPJyC) y Fiscalía de Estado, en las que solicitan que se respete la resolución 225 del IPJyC, que establece la inhabilidad de empresas concursadas para operar salas de juego.

De esta manera, pretenden minar el futuro del Hotel Intercontinental, que hace semanas entró en concurso pero mantiene la licencia de juego gracias a que la Justicia no se expide respecto a una medida cautelar.

Según argumentan, “una empresa concursada no puede ni siquiera ser proveedora del Estado, por cuanto menos aún puede ser titular de una licencia de casino, al que expresamente le estaba vedado por normativa vigente”.

En este sentido, aseguran que la excepción que se está haciendo con KLP Emprendimientos viola la igualdad y el derecho de propiedad que están establecidos en la Constitución. “De permitir la continuidad de un concurso en el rubro se pone en riesgo el trabajo de los demás competidores”, remarcaron las autoridades del Sheraton y el Hyatt Mendoza.

“Cada uno de nuestros emprendimientos ha tenido que hacer importantes aportes, inversiones, recurrir a financiamiento, sacrificar ganancias, otorgar avales personales, etc para poder lograr el objetivo de obtener y mantener la actividad de hotel con casino”, subrayan en el documento que hicieron llegar a los diferentes entes de control.

Fuente: Mdz online
02/01/2015

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.