Mendoza: qué requisito pide la provincia que no cumplan los turistas chilenos

Los visitantes de esa nacionalidad son una pieza clave en la economía del distrito; exigen que se abran las fronteras terrestres y aéreas

MENDOZA.- Hay más dudas que certezas sobre la apertura de fronteras aéreas y terrestres partir del 6 de septiembre próximo, que fue comunicada por el gobierno nacional. Por eso, la provincia, que reclama desde hace meses el ingreso de turistas chilenos, redobla la apuesta a la propuesta de la Dirección Nacional de Migraciones y solicita que sea bajo otras condiciones sanitarias. Esto es, sin el cumplimiento de la cuarentena obligatoria de 10 días para los visitantes. En caso contrario, consideran que sería una medida “sin sentido” para el turismo local.

Por eso, la administración de Rodolfo Suarez ya elevó un nuevo pedido a la Casa Rosada para que se habilite el aeropuerto mendocino y se permita el acceso terrestre en la Cordillera de los Andes, bajo estrictos protocolos, pero centrándose, exclusivamente, en el pedido de pruebas de PCR tanto en la ciudad de origen y al ingresar al territorio argentino, además del certificado de vacunación. De esta manera, se solicita dejar de lado el requerimiento del confinamiento que exige el gobierno nacional.

Así lo confirmó a LA NACIÓN la ministra de Turismo y Cultura provincial, Mariana Juri, que considera que “encerrar al turista cuando llega a la provincia no tiene sentido ni lógica para el sector”. Y señala que los “corredores seguros” como Ezeiza deberían también trasladarse al interior del país, como el aeropuerto internacional de Mendoza, con la asistencia y recursos nacionales, para que también “los argentinos varados puedan volver de una vez por todas a sus hogares”. La funcionaria indica que la estrategia de habilitar las fronteras y permitir el ingreso de visitantes debería ser al revés: “Cada gobernador tendría que decidir si autoriza que vengan turistas, con protocolos, y si no está de acuerdo con la apertura comunicarlo a Nación”, indicó Juri.

La nueva postura de Mendoza quedó sobre la mesa luego del anuncio de la directora nacional de Migraciones, Florencia Carignano, que afirmó que se está trabajando para realizar las pruebas pilotos con Chile y Uruguay para quienes hayan recibido el esquema completo de vacunación contra el Covid-19, siempre y cuando realicen la cuarentena.

De hecho, la visita de ciudadanos chilenos a Mendoza suele ser inferior a una semana, por lo que los 10 días de aislamiento que pretende Nación tendrían un impacto negativo para potenciar al turismo. El aporte de estos turistas es clave para la industria local, ya que representa una de las principales fuentes de ingresos de la actividad, que se vio gravemente afectada durante la pandemia. De igual forma, Mendoza mantuvo abierto el turismo interno desde junio del año pasado para “equilibrar salud y economía”, algo que le trajo duros cruces con la Casa Rosada.

Así, más allá de los planteos de ambos lados, la realidad epidemiológica también juega un rol clave, por lo que hay aún incertidumbre con la fecha anunciada. Así, la habilitación final está supeditada al escenario epidemiológico, sobre todo lo que ocurra con la variante delta.

 

Juan Manuel Serrano, delegado local de Migraciones, se refirió a la posibilidad de que Mendoza finalmente abra su aeropuerto, pero, sobre todo, el paso terrestre para los visitantes trasandinos. “Se trata de una prueba piloto de turismo terrestre; hay que estar atentos a lo que ocurra con la variante delta y los protocolos sanitarios, pero más allá de delta, la vacunación será clave en las próximas semanas. En este sentido, en Chile han avanzado y se van dando las condiciones para que puedan ingresar al país con los protocolos que se aprueben”, indicó el funcionario.

El gobierno de Mendoza y las cámaras del sector llevan realizadas varias solicitudes al Ejecutivo nacional desde octubre del año pasado. Los empresarios hoteleros y gastronómicos así como los trabajadores del rubro aguardan con grandes expectativas la decisión final que tomen las autoridades, y más ahora que ya se ha estipulado una fecha, aunque temen que no se llegue a un acuerdo por las exigencias que pone la Nación.

Desde que el coronavirus arribó a la provincia en marzo de 2020, se registraron más de 158.000 casos positivos de Covid-19. En tanto, se produjeron más de 4100 muertes; la tasa de letalidad se ubica en 2,5%, por encima del índice nacional, lo que no deja de generar preocupación. Además, de acuerdo con el último reporte del Ministerio de Salud provincial, la ocupación de camas de terapia intensiva se encuentra en el 74%. En cuanto a la vacunación, ya recibió la primera dosis contra el coronavirus el 56% de la población total de la provincia, mientras que solo el 18% tiene el esquema completo de inmunización.

Fuente: La Nación – Por Pablo Mannino
20/08/2021