Te presentamos otros atractivos circuitos para hacer caminatas en la precordillera de Mendoza, inmersos en paisajes que acutivan.

 

La Quebrada de Matienzo

El Gobierno de Mendoza busca que la Quebrada de Matienzo y la Quebrada de Vacas pasen a integrar el sistema de áreas naturales protegidas del Parque Aconcagua, que recibe anualmente entre 300 y 400 mil visitantes.

La Quebrada de Matienzo es un paraíso en medio de la montaña. Limita con Chile, tiene glaciares que dan nacimiento a diversos ríos, humedales, sitios arqueológicos y 100 especies de aves.

​Son 18.500 hectáreas que sumadas a las 67.000 originales de Aconcagua conformarán un área natural protegida extensa –85.900 hectáreas- y rica en recursos.

Es una zona ideal para practicar senderismo y mountain bike.

Las áreas protegidas no deben ser consideradas como islas en el territorio, sino estar conectadas permitir así la continuidad de los ecosistemas y la dispersión de especies. Además, cada una preserva un recurso específico, un patrimonio natural con uno cultural asociado.

El concepto que guía la iniciativa es la conectividad, que se plasma en un corredor biológico de Alta Montaña, comprendido por áreas naturales protegidas desde Malargüe hasta el límite con San Juan. La conformación de este corredor sumó, en el último tiempo, 138.000 hectáreas en la zona de El Sosneado y permite conectar las reservas Laguna del Atuel y Laguna del Diamante, sumándolas al corredor que ya comprenden con las Áreas Naturales Protegidas de Volcán Tupungato, Manzano Histórico-Portillo Piuquenes, Aconcagua y Villavicencio.

 

Quebrada del 55

La Quebrada del 55 se encuentra pasando 10 km la localidad de Potrerillos, por la RN7 hacia el oeste. El punto de partida es la Estación Aforadora, que esta pasando el puente de hierro del Ferrocarril. En este lugar se puede dejar el vehículo.

Se puede ingresar por dos caminos. Por el puente de la RN7 sobre el arroyo, que se encuentra unos 200mts de esta Estación. Este es un ingreso público por el cauce del arroyo pero un poco complicado porque hay que atravesar una zona con riesgo de caídas.

El otro ingreso es por un camino que se encuentra justo frente a la Estación, que luego se transforma en sendero y cruza el cerro. Este es el mejor camino para ir con niños o personas con poca experiencia, pero se transita por un campo privado.

 

El recorrido es muy agradable y sin dificultades, se transita costeando el arroyo hasta llegar a la cascada.

La cascada «Del Angel» tiene una altura de 7 mts y es muy bella. Detrás de la caída de agua hay una pequeña cueva, a la que se puede ingresar. Es un lugar de mucha belleza natural. No se ve desde la ruta ni se sospecha su existencia. Hermoso salto de unos 15 metros con gruta llena de musgos y filtraciones.

A un costado de la cascada se encuentra una pared que la utilizan para hacer rappel.

Hacia el sur de la cascada hay un sendero que lleva a la parte superior de la misma y desde ese lugar comienza el recorrido hacia el cerro Cabras.

 

Quebrada Santa Elena

El lugar de partida es Uspallata, tomando la calle principal hacia el este, que luego continúa como RP13. Se transita por la Quebrada Santa Elena por una calle de tierra y con una subida suave pero constante, a los 7 km encontramos unos petroglifos, en un sector demarcado por un alambrado. A dos quilómetros de este lugar se encuentra el Cerro 7 Colores, una de las tantas atracciones de Uspallata.

El regreso es todo bajada, hay que tener cuidado con la velocidad de descenso porque este camino tiene muchas cortadas. El recorrido total es de unos 18 km.

 

Quebrada del Estudiante

Esta quebrada se encuentra al sudoeste y a unos 27 km de la ciudad de Mendoza transitando por la RP 82 o Panamericana hacia Cacheuta, pasando el desvío del tunel clausurado, unos 500 mts más hay un puente y un playón en donde se puede dejar el vehículo.

El trekking comienza en este estacionamiento, subimos por una escalera precaria una pequeña muralla debajo del puente y comenzamos a internarnos en esta estrecha quebrada, la que el primer kilómetro parece más bién un cajón con no más de 7mts entre paredes que tienen una altura promedio de unos 20 mts. Hay muchos árboles que cubren todo de sombra y huele a humedad.

Luego de caminar entre árboles cerca de 1km llegamos al lugar en que se encuentran las vertientes.

Pasando las vertientes ya no hay árboles pero continúa el cauce con bastante vegetación, en algunos lugares se forman túneles en los que hay que caminar medio agachado.

A unos 3 km de iniciada la marcha encontramos una división de senderos o cauces, si se sigue por el de la derecha se hace un rodeo por las caras norte de los cerros Camellos y cerro Comición hasta llegar a la quebrada de los Berros. Por el otro lado se va hacia el cerro Baños.

Visitar esta quebrada es muy atractivo ya que podemos encontrar árboles, mucha sombra, vertientes y senderos con arena muy lindos de caminar sin ninguna dificultad.

 

Quebrada Los Gateados (Altura: 1585 msnm)

Salimos desde Mendoza rumbo a Potrerillos, ingresamos a la Villa y dejamos el vehículo cerca de la policía. Bajamos las bicicletas y comenzamos a pedalear costeando el dique, luego subimos a la ruta 7 y continuamos hasta el puente de hierro, lo cruzamos y doblamos a la izquierda por un viejo camino, ahora es casi una huella, que se usaba cuando funcionaba la estación de tren, actualmente en ruinas. A unos 200mts se puede ver el arroyo y el comienzo de la quebrada.

El sendero que costea el arroyo se va perdiendo paulatinamente y en varios tramos del recorrido tuvimos que transitar por el arroyo, como único camino posible. La vegetación se pone muy densa lo que dificulta un poco el avance.

Lo que estoy comentando parece difícil de creer que fuera Mendoza, pero aún falta lo mejor.

Llegando al sector de las vertientes, que son varios puntos en una superficie de aproximadamente 1000 m2, los hilos de agua se van uniendo hasta formar el arroyo que esta bordeado con abundante cantidad de berro (y muy rico). En este sector hay varios sauces, algunos muy grandes, que cubren de sombra todo el lugar. Este oasis es ideal para comer un asadito y acampar una noche. Continuamos caminando y a los 300mts nos encontramos con el paisaje típico el cauce seco y toda la aridez que caracteriza a la montaña. En el regreso y al costado del sendero encontramos una yarará de un tamaño de unos 70cm por lo que hay que estar muy atentos y no olvidarnos en donde estamos.

Recomendaciones: Llevar calzado impermeable alto, calzado para caminar en el agua o un par extra. Anteojos principalmente por la vegetación.

No cosumir agua del arroyo (sin tratar) porque en el oasis encontramos rastros de vacas y caballos.

Las intensas lluvias del verano de 2014 modificaron bastante esta quebrada, arrasaron con toda la vegetación que se encontraba a orillas del arroyo, el cauce se agrando en varios metros y en algunas zonas se formaron barrancos.

El berro presente a lo largo del arroyo y en la zona de vertientes ya no se encuentra, ahora predomina la piedra. Pero los grandes árboles en el oasis siguen en pie.

Los que visiten esta quebrada por primera vez la encontrarán muy atractiva, pero los que la conocieron antes no podran dejar de comparar los lugares actuales con los que permanecen en los recuerdos.

 

 

Fuentes: Vía Mendoza y Conociendo lugares

Artículos Relacionados