José María Jaroslavsky dio su propia versión sobre la quiebra de Thesys. El empresario apuntó directamente contra las medidas económicas “extorsivas” del sistema y la feroz guerra de precios con las online.

Desde las entidades del sector evitaron ubicar al caso Thesys como la primera ficha de un efecto dominó debido al actual sistema.

Las instituciones no son más que gremiales empresarias, pero también hay que decir que no hubo logros ni avances para atenuar la situación. Ni de las que luchan, ni de las que callan ni de las que aplauden

Como adelantó el lunes La Agencia de Viajes, el operador de turismo especializado en Brasil Thesys solicitó formalmente su propia quiebra el 27 de febrero pasado (el expediente se tramita en el Juzgado Comercial 5). Siete empleados se quedaron sin trabajo y la empresa –que había logrado sortear la crisis de 2001– no llegó a octubre para celebrar sus 20 años de historia. “No hay ningún pasajero ni agencia de viajes afectados, ni teníamos servicios contratados a futuro”, reveló a este medio el titular de Thesys, José María Jaroslavsky, quien puntualizó que desde el 2 de febrero ya no se tomaban reservas a futuro.

De acuerdo a la información del Banco Central, efectivamente la mayorista no tiene cheques rechazados (un clásico de otras quiebras). Además, estaba clasificada en situación 1 respecto del sistema financiero (normal: “El análisis del flujo de fondos del cliente demuestra que es capaz de atender adecuadamente todos sus compromisos financieros”, BCRA). Por los dichos del propio gerente de la mayorista, las principales deudas serían con la AFIP y “algunos grandes proveedores a los cuales el monto no les va a hacer daño”. Según Jaroslavsky: “Yo perdí 20 años de mi vida y me voy como empecé: sin nada”. Hasta ahí, algunos de los motivos que explican el bajo ruido estrictamente comercial que generó la quiebra de Thesys (ver recuadro). En todo caso, la mayor estridencia se da a nivel político-institucional con las explicaciones de qué llevó al ocaso de la operadora.

EN PRIMERA PERSONA.

“La temporada fue malísima, sin ventas ni charters; pero vengo perdiendo plata desde hace dos años para tratar de cumplir con los sueldos de mis empleados”, explicó Jaroslavsky, quien apuntó que la decisión fue propiciada por varios factores: las medidas del Gobierno (cepo, el 35% de anticipo a las Ganancias y devaluación de hace un año); la caída de ventas del emisivo, particularmente a Brasil; la competencia de las .com y su feroz guerra de precios; y los altos costos laborales debidos al sistema. “El mercado está solo y desprotegido, sólo subsisten los grandes”, analizó Jaroslavsky, quien concluyó: “Hay una guerra de precios con las online que se hace imposible de sostener para los chicos y medianos, a menos que seas un operador grande y con espalda”. También es cierto que apenas conocida la noticia muchos en el mercado recordaron el duro paso en falso de Thesys cuando junto a otro operador (de mucho mayor tamaño) lanzaron en diciembre de 2011 la propuesta del primer crucero gay (EGO) en zarpar de Buenos Aires. Jaroslavsky había reconocido entonces que sólo se habían vendido 100 de las 2.000 plazas que tenía el barco, que finalmente debió abrirse al público en general. Incluso había estimado en US$ 1,2 millones la pérdida de la empresa con el fracaso de la experiencia.

Consultado puntualmente sobre la incidencia de ese tropiezo comercial en el devenir de la compañía, Jaros-lavsky retrucó: “Uno se puede haber equivocado en determinadas acciones comerciales, pero las medidas económicas vigentes son directamente extorsivas. Entonces, si bien las culpas son de los hombres que dirigen las empresas, puedo decir que a mí lo que me fundió fue el sistema y la competencia de las .com. Y atención que yo puedo ser sólo el primero”.

El titular de Thesys incluso ensayó una comparación del momento actual con la crisis económica más dura que vivió el país: “Creí que no iba a haber nada peor que la de 2001/02, de la cual logramos salir. La diferencia es que la actual te va ahogando de a poco”.

“SOLO Y DESPROTEGIDO.”

Jaroslavsky no era solo un empresario más. Tiene un largo y frondoso camino recorrido como dirigente sectorial e incluso político. Por un lado, fue miembro fundador de la Asociación Argentina de Operadores de Viajes y Turismo (Aaovyt), donde hasta hace poco fue su tesorero; y del Comité Visite Brasil.

En el plano público recordemos que en 2009 había sido junto a Jorge Giorno, entonces socio gerente de Thesys, candidatos a diputado y legislador –respectivamente- por el Partido de la Ciudad de Buenos Aires. Desde esa plataforma hoy Giorno está dentro del PRO y apoya la línea de Horacio Rodríguez Larreta. Teniendo en cuenta el diagnóstico del clima sectorial descripto por Jaroslavsky, lo consultamos sobre el rol de las entidades que nuclean a las empresas de la actividad.

“No me sentí contenido por nadie. Y es cierto que las instituciones no son más que gremiales empresarias, pero también hay que decir que no hubo logros ni avances para atenuar la situación dada por el sistema económico actual. Ni de las que luchan, ni de las que callan ni de las que aplauden todo”, señaló, para cerrar insistiendo con la frase: “El mercado está solo y desprotegido”.

Fuente: Ladevi
10/03/2015

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.