Miguel desarrolló una intensa labor en el ámbito turístico de Mendoza, destacándose en los sectores de hotelería (fue gerente del PLAZA HOTEL en el periodo de administración oficial), Gastronómico (en la Ciudad y en la montaña) y en el sector de las agencia de viajes.

Sus características personales de buen carácter y generosidad le llevaron a ganar docenas de amigos que cultivo en diferentes instituciones, entre ellas el Rotary Club Mendoza, El Skal (integrado por empresarios profesionales del turismo, que también presidió) y una larga gestión en la Cámara de Turismo de la Provincia donde ocupo cargos directivos durante años hasta alcanzar la presidencia del 2004 al 2007.

La Comisión Directiva y sus amigos lamentan profundamente su deceso y ruegan por su eterno descanso, haciendo llegar su sentido pésame a Catalina, su esposa, e hijos.