Con la nieve como experiencia relevante, con gran afluencia turística que en julio superó ampliamente las expectativas, con los Caminos del Vino y el Aventurismo, Mendoza sigue perfilándose como el destino ideal para agosto y setiembre.

Cada día suben miles de personas a alta montaña, la mayor parte de ellas a disfrutar de actividades invernales en los centros de esquí y otra gran parte poblan el corredor internacional para cruzar a Chile, lo cual en esta época puede ser complicado por los temporales en la cordillera.

Sin embargo, la nieve no es la única opción de Mendoza en esta época.

La Provincia ha venido trabajando junto a los prestadores durante años en estrategias de posicionamiento que la han convertido en un destino único tanto en el país como en Latinoamérica y en el mundo.

Si bien la Provincia se ha constituido en una plaza no sólo de nieve, sino de turismo aventura, montaña, gastronomía, de ciudad y abierta a muchas otras alternativas, hay que admitir que, en vacaciones de invierno, el principal atractivo sigue siendo la montaña y la nieve, seguido por los circuitos citadinos y las actividades relacionadas con los centros de esquí en Las Leñas, Penientes y Los Puquios.

Como siempre, en cualquier época del año, el turismo del vino es protagonista en Mendoza con sus variadas visitas a bodegas.

 

Penitentes: la nieve más cerca

El centro invernal más próximo a la Ciudad de Mendoza funciona a pleno.

A las 10 de la mañana en Penitentes, los primeros madrugadores ya están haciendo la fila para adquirir su ticket diario y el centro de esquí comienza a tomar color. Antes del mediodía el sol amenaza con ser radiante pero rápidamente se esconde. En ese momento llega la noticia que los encargados del Penitentes querían escuchar. “Las plazas de alojamiento están agotadas y así permanecerán durante los próximos 10 días”, comentan aliviados. Más tarde se conocería que algunos turistas hasta se alojaron en Uspallata y en Puente de Inca para no perderse las bondades del centro de esquí más cercano a la ciudad de Mendoza.

A la hora del almuerzo, la base de las pistas ubicadas a la vera de la Ruta 7 se transforman en una pasarela de moda.

Están los que portan sus tablas, otros sus snowboard y los que sólo fueron para captar unos rayos de sol. Lo cierto es que todos lucen lo más “fashion” de la indumentaria invernal, entre ellos gorros de colores casi eléctricos, pantalones y camperas camufladas tipo militar e infaltables lentes y antiparras que según exige la moda, cada vez cubren mayores porciones de rostro. “A veces no se sabe quién es quién”, dice una adolescente… tal vez esa sea la idea.

Además de los turistas que se alojan en hoteles o departamentos, muchos otros optan por ir a pasar el día y llevar la “vianda” preparada. “Venimos nada más que a esquiar, la idea es no perder tiempo almorzando en restaurantes, incluso hasta llevamos los sanguches en la mochila y si nos da hambre comemos mientras vamos en la telesilla”, señaló Augusto Piñeiro, que llegó bien temprano a Penitentes junto a sus amigos veinteañeros.

Para esta temporada los encargados del centro de esquí redoblaron la apuesta del invierno anterior.

Hoy se pueden aprovechar nuevos servicios como Internet Wi Fi en algunos paradores de la base y una nueva maquina pisanieves para mejorar la superficie donde se deslizan los deportistas.

Cerca de las 17 el frío se hace sentir y en las pistas superiores el viento blanco castiga a los esquiadores, sin embargo la multitud sigue copando las telesillas, las pistas y los paradores de Penitentes, que esta temporada invernal aspira a ser “el centro de esquí de los mendocinos”.

Dicen los turistas….

Silvio y Mabel Scafati, de Córdoba, contaban ayer lo mucho que les había impactado la Cordillera de los Andes. “Mendoza es bella, con esas montañas y la gran cantidad de árboles que hermosean cada plaza de ciudad”, dijeron en el Informador Turístico.

“Viajamos a Mendoza para nuestra boda hace 21 años atrás y ahora decidimos festejarlo pero en familia con mis tres hijos; es un viaje especial”, así comienza Laura Buffa de Favre, otra turista que explicó los motivos por la cual están hoy en Mendoza, luego de un viaje desde Rafaela, provincia de Santa Fe.

Y agregó: “Queremos ver y tocar la nieve en familia, mis hijos están tan motivados como nosotros; además nos llamó la atención en su momento el uso del agua y la limpieza de las aceras”.

Por su parte, Eusebio Loprestti, de Azul provincia de Buenos Aires puso de relieve el perfil social del Mendocino:”Es muy característico de la gente del norte y centro del país ofrecer un trato cálido y amigable y que a uno no le incomoda acercarse a preguntar Desde san Luis hasta acá hemos sido muy bien tratados”.

Rodrigo y su novia Daniela de Posadas, Misiones buscaban folletería en el Informador Turístico sobre los puntos de invierno en Mendoza: “Para el misionero, la geografía semiárida de Mendoza nos llama demasiado la atención; además como amante de la historia argentina, la vida de San Martín en esta provincia es un recorrido que queremos realizar”.

“Es la primera vez que visitamos Penitentes y hemos quedado asombrados por lo cerca que queda de la ciudad y por el paisaje imponente de las montañas nevadas”, aseguraron Mirta Nievas y su esposo Ricardo, dos cordobeses que llegaron junto a sus hijos adolescentes.

No te gustaría aprovechar las últimas nieves de la temporada? Tenemos algunas propuestas para hacerte y muchas promociones para ofrecerte…contactanos aquí!

 

Fuentes: Los Andes y Mensajero web

Artículos Relacionados