Las ventas del dólar turista cayeron un 25% en el primer trimestre respecto a 2014, mientras que la divisa para ahorro creció casi un 250% en el mismo período.

Mucho se ha hablado en los medios sobre la secuencia de records batidos por la venta de dólar ahorro. Efectivamente, por esa canilla abierta hace poco más de un año se han multiplicado los egresos de divisas. En el primer trimestre de 2015 el Banco Central vendió más de US$ 1.400 millones, casi un 250% que en el mismo período de 2014. El punto es que algunos analistas vuelven a hacer cuentas sobre el impacto de ese drenaje y en la suma total insisten en incluir la actividad extractiva del turismo. Uno de ellos hablaba de que al ritmo actual, las divisas requeridas por la venta minorista cerrarían en US$ 10 mil millones a fines de 2015, o sea un 30% de las reservas.

SEPARANDO.

Sin embargo, cuando se entra a segmentar el destino de los billetes queda plasmado un panorama muy distinto al que llevó a que durante todo 2013 se hablara del turismo en el exterior como responsable de la caída de volumen de dólares en las arcas del Banco Central. Si bien el grueso del problema estaba en las compras con tarjeta, otra buena medida de la disparidad de épocas es la evolución de la venta de dólar turista. Esa demanda cayó un 25% en el primer trimestre respecto a 2014, sumando sólo US$ 145 millones. O sea, hoy representa el 10% comparado con las divisas que salen por el dólar ahorro cuando hace un año era la mitad. De todos, vale una vuelta al tema de los gastos con tarjeta.

Recordemos que en 2014 cayeron un 35% los egresos de divisas del Central para atender pagos en el exterior de operadores, aerolíneas y tarjetas de crédito. Este último ítem pasó de US$ 6.174 millones en 2013 a US$ 4.187 millones el año pasado. De hecho, lo único que creció levemente (5%) fueron las ventas de dólar turista, que rondaron los US$ 520 millones. A la hora de analizar las causas de la brecha entre el comportamiento del dólar ahorro y el turista, las respuestas se caen de maduro. Por un lado, porque la brecha con el blue cayó 20 puntos porcentuales en lo que va del año, haciendo que la diferencia con el dólar turista sea de apenas $ 0,80. En cambio, la diferencia del ilegal contra el dólar ahorro es de casi $ 2. Además, en general, los que viajan al exterior pueden acceder al que habilita el Central para “atesoramiento” (el 91% lo retira de los bancos, desistiendo de la posibilidad de ahorrarse el 20% a cuenta de Ganancias). Recordemos que las condiciones para acceder al mismo es tener ingresos mensuales declarados de cerca de $ 10 mil. Por otro lado, la expectativa de una profundización del atraso cambiario y la expectativa de que no haya movimientos bruscos hasta las elecciones son otros incentivos que hacen atractivo el acceso al dólar ahorro.

Fuente: Ladevi
10/04/2015

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.