De acuerdo a un informe realizado por el Instituto Argentino de Análisis Fiscal, se determinó que la presión impositiva para hoteleros y gastronómicos registrada en 2014 fue la más alta de la historia. Aproximadamente el 40% del precio que paga el consumidor se origina en impuestos

Enfermos desde hace tiempo y siendo el remedio peor que la enfermedad, los dolores y síntomas se agudizan para el sector de los hoteleros y gastronómicos.

En efecto, y a los ya cotidianos problemas que padecen los hoteleros relacionados con la inflación, el aumento del costo laboral, el incremento exponencial de las materias primas, los gravámenes de las entidades autorales o la falta de créditos a tasas razonables, 2015 los desayunó con un record del que ningún empresario está orgulloso.

Al respecto, y de acuerdo con el “Estudio Integral de la Carga Tributaria Argentina sobre el Sector de Restaurantes y Hoteles”, elaborado por el IARAF, se reveló que aproximadamente el 40% del precio que paga el consumidor se origina en impuestos. El dato se recoge de la evaluación en profundidad de la carga tributaria global argentina que recae sobre hoteleros y gastronómicos, a partir de un análisis de la legislación vigente en los tres niveles de Gobierno.

BAJO LA LUPA.

2014 marcó un nuevo hito en cuanto a la presión tributaria que sufren los hoteleros y que ejercen Nación, provincias y municipios mediante la recaudación de impuestos y tasas varias. En este sentido, la cortina del año pasado se bajó con un nivel de presión tributaria cercano al 35% del PBI, evidenciando así un ligero crecimiento respecto a la carga registrada en 2013 pero acumulando una importante suba del 44% entre los años 2004 y 2014.

En estos términos, en 2004 la presión tributaria consolidada, en porcentaje del PBI, fue del 24,1%, mientras que en 2014 ascendió al 34,7%.

El informe detalla que el sector de los hoteleros tiene en nuestro país una carga tributaria que promedia el 40,1% del precio de venta final del servicio, siendo el principal componente del costo impositivo los aportes y contribuciones al régimen de seguridad social, con porcentajes que se ubican entre el 42 y el 52% del total; seguido por el impuesto a las ganancias e ingresos brutos que registran participaciones similares en torno al 20% cada uno.

En tanto, las alícuotas inmobiliarias muestran una injerencia en torno al 12% del costo impositivo total; mientras que con un porcentaje del 4% cada uno se ubican los impuestos municipales, el impuesto al cheque y la sobretasa a la distribución de utilidades.

Cabe remarcar, que las percepciones del estudio del Iaraf pueden variar según la localidad en que esté emplazado el establecimiento y su tamaño.

En el caso de los restaurantes, se observa que aproximadamente un 38% del precio que paga el consumidor se origina en impuestos nacionales, provinciales y municipales, cifras apenas inferiores a las obtenidas para el rubro hotelería.

PARA NADA EXENTOS.

En virtud de descifrar la carga tributaria formal que ejercen los municipios argentinos sobre hoteleros y gastronómicos, el Iaraf desarrolló el informe “Mapa Tributario Municipal sobre Restaurantes y Hoteles año 2014”.

De la comparación de las normativas tributarias vigentes al 2013-2014, el trabajó advirtió que 71 de los 100 municipios aplicaron algún tipo de suba tributaria al sector de los hoteleros y gastronómicos. En 11 de ellos el cambio se debió a incrementos de alícuotas, modificación que implica directamente un crecimiento en la presión tributaria.

Por su parte, en 67 municipios se aplicaron ajustes en los montos mínimos, fijos y/o unidades tributarias. En el caso de establecimientos hoteleros grandes, se aprecia que las jurisdicciones entrerrianas de Concordia, Gualeguaychú y Concepción del Uruguay, junto con Berazategui, Puerto Madryn y Paraná, son las que ejercen la mayor presión tributaria sobre este sector, que varía entre un 1,4% y un 2,7% de la facturación total.

Considerando el otro extremo del tamaño, las empresas Micro, el ranking se modifica bastante como resultado de la mayor incidencia que tienen en este tamaño de establecimientos los montos mínimos.

Por caso, en el grupo de localidades que cobran con alícuota, sobresalen Ezeiza, Tigre y Gualeguaychú con una presión tributaria estimada superior o igual al 2%.

Por el contrario, los municipios que aplican la menor carga tributaria son Roque Sáenz Peña, Goya, Formosa, San Rafael, La Banda, Maipú y Santiago del Estero con una carga que varía según el tamaño, pero que en todos los casos no supera el 0.1%.

EN CARNE PROPIA.

“Presentamos el informe porque estamos preocupados y necesitamos contrarrestar la fuerte presión tributaria que padecen los establecimientos hoteleros y gastronómicos”, indicó Roberto Brunello, presidente de la Fehgra y enfatizó: “Es vital que se discuta una nueva reforma tributaria pero teniendo en cuenta nuestras problemáticas”. Al respecto, sostuvo que el Gobierno debe intervenir en la avanzada impositiva y debe sentarse con los empresarios para escucharlos.

“Acá tanto Nación como las provincias y municipios tienen que considerar las presiones que ejercen porque los aumentos de las alícuotas son muy desproporcionados”, dijo el dirigente de los hoteleros y gastronómicos, quien declaró:

“La rentabilidad es el principal problema que conlleva esta situación y el incremento de los costos no puede trasladarse a los precios porque la demanda no puede asumirlos”.

En vistas a las elecciones, Brunello admitió que es muy pronto para hacer conjunciones pero advirtió que no cree en promesas sino en resultados.

“Cuando se aclare el tema de los candidatos y con las filiales presentes, invitaremos a los posibles funcionarios a ocupar cargos en intendencias y gobernaciones para que conozcan nuestra posición y preocupaciones”, señaló.

En tanto, el presidente de la Fehgra remarcó: “Desde la Federación defendemos los intereses de nuestros socios hoteleros y colaboramos para el crecimiento conjunto de la actividad, no tenemos pensamientos ni jugadas políticas y si hacemos críticas son constructivas en rigor del desarrollo de la industria turística”.

Desde “La Feliz” el titular de la asociación que nuclea a hoteleros y gastronómicos de Mar Del Plata y su zona de influencia, Eduardo Palena, señaló que la situación se torna cada vez más complicada. “A las cargas impositivas nacionales y a las alícuotas provinciales y municipales se suman a los tributos que debemos pagar los hoteleros por los derechos actorales”, enumeró el dirigente.

Poco feliz con este escenario, Palena comentó que la única forma de solventar la tormenta es con altos niveles de reservas a lo largo del año pero sólo un puñado de establecimientos corre con esta suerte.

Afirmando que la inversión hotelera en la ciudad balnearia está estancada, subrayó que la oferta de alojamientos informales sigue en ascenso.

“Los empresarios de Mar del Plata peleamos diariamente con establecimientos que operan fuera del marco legal. Como el caso de los hoteles sindicales que venden servicios a particulares y departamentos no registrados que no pagan impuestos y se llevan una porción importante del mercado”, dijo. En esta línea, el titular de la filial marplatense sostuvo que si bien la ARBA y la AFIP conocen el panorama ilícito, los organismos reconocieron las dificultades y desventajas para controlar los establecimientos porque se encuentran diseminados por toda la ciudad. “Los que están controlados son los alojamientos del centro que tienen sus puertas abiertas todo el año, pero no se hace foco en los establecimientos golondrinas”, acusó. Por último, Palena declaró que todo el esfuerzo por afrontar la presión tributaria no es retribuido. Al respecto, comentó:

“A pesar de los incrementos impositivos no hay un compromiso municipal por mejorar los servicios públicos”. Por su parte, Joaquín Escardo, Gerente de la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica de Bariloche, comentó que el informe de la Fehgra saca a la luz el desenfrenado aumento impositivo que están afrontando los empresarios y tiene como objetivo que los gobernantes cuantifiquen el impacto financiero para mejorar la producción.

“El 40% no es una percepción, es una realidad y lo único

ue genera es agrandar la brecha entre los que cumplen la ley y quienes siguen trabajando fuera de ella”, señaló. Siendo cada día más difícil responder a las imposiciones tributarias, el dirigente explicó que el incremento repercute sobre la rentabilidad. “La demanda no convalida el aumento de precios y no se puede trasladar a las habitaciones la presión tributaria”, enunció.

Consciente del compromiso del empresario de financiar al Estado, Escardo retrucó: “El gran problema que encontramos es que este aporte no se traduce en obras y la falta importante de inversión pública atenta contra la actividad. No se ven mejoras ni mantenimiento en las rutas, calles, ni en sistemas eléctricos o mejoras en la infraestructura cloacal”. Acusados de ser uno de los destinos que mayor presión tributaria ejerce sobre este sector, desde Gualeguaychú admitieron que son víctimas de impuestos nacionales, provinciales y municipales muy elevados.

En este sentido, desde la Asociación Hoteleros y Gastronomicos de Gualeguaychú destacaron que sólo en el último año la alícuota de Ingresos Brutos aumentó más del 30%. Asimismo comentaron que los impuestos inmobiliario subieron un 90%, mientras que en 2015 pretende incrementaron otro 40%. Al respecto, sostuvieron que pese a ser un año electoral no creen que existan iniciativas que mengüen esta realidad.

Por otra parte, valoraron que la DGI siga controlando los establecimientos informales.

 Carga tributaria incluida en precio al consumidor.

Servicios de hoteles.

Tamaño de establecimiento GRANDE- PromedioY

RENTABILIDAD, 59,9%

IMPUESTO MUNICIPAL, 0,7%

INGRESOS BRUTOS, 3,9%

IMPUESTO A LAS GANANCIAS, 4,2%

IMPUESTO AL CHEQUE, 1,0%

IMPUESTOS INMOBILIARIOS, 2,5%

DISTRIBUCIÓN DE UTILIDADES, 0,8%

SEGURIDAD SOCIAL, 9,8%

IMPUESTOS, 40,1%

IVA , 17,4%

Fuente: IARAF en base a normativa tributaria vigente 2014 nacional, provincial y municipal y AFIP.

Fuente noticia: Ladevi
10/02/2015

 

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.