Experiencias enoturísticas para amantes del vino

Experiencias enoturísticas para amantes del vino

El enoturismo se reconvierte en pandemia aprovechando las posibilidades del aire libre en los encantadores viñedos. Más público local y experiencias al atardecer.

En este verano extraño, limitado por la pandemia, los planes en la naturaleza ganan protagonismo. Potenciando las ventajas de contar con la belleza de los paisajes de las viñas, el enoturismo se renueva y tienen mucho para ofrecer en este contexto.

En distintos puntos del país volvieron a realizarse visitas diarias y hospedaje en las bodegas, brindando la posibilidad de degustar los mejores vinos locales y conocer detalles de su proceso de producción. Están marcados por protocolos de prevención que vuelcan los recorridos hacia un mayor uso de los espacios al aire libre.

“El enotursimo tuvo un buen momento para reinvertarse y se están viendo distintas actividades y horarios más flexibles. Ahora a la gente les podemos hacer conocer el viñedo que antes no se usaba mucho y es donde nace todo”, señala Zaida Álvarez, a cargo de Enoturismo en Finca Bandini, en Mendoza, en la zona de Las Compuertas, primera zona vitivinicola a solo 20 minutos de la ciudad. Reabrieron a mediados de noviembre y están ofreciendo la posibilidad de hospedarse en la casa de huéspedes y visitas degustaciónen grupos privados de 2 a 8 personas.

Uno de los cambios más notables de estos tiempos en la mayoría de las bodegas es que el publico dejó de ser internacional para convertirse en local. En ese sentido, y a tono con las altas temperaturas del verano, se realizan más eventos al atardecer. “Se hacen degustaciones en la tarde, tipo sunset. Lo hacemos si lo piden. Antes no se estaban implementando. Para el publico mendocino es muy atractivo ya que no podían venir en los horarios tradicionales de bodegas porque están trabajando”, agrega Zaida.

Otro de los establecimientos que abrió sus puertas en Mendoza es la Finca Perdriel, de Bodega Norton, con su restaurante “La vid”, que estuvo varios meses cerrado como precaución. En este contexto desafiante, inauguró un nuevo espacio gastronómico donde funcionaba el Wine Bar con la mejor vista a los viñedos y a la cordillera de Los Andes (“Terraza La Vid”) y sumó además una segunda propuesta al aire libre: “Norton Garden” en los jardines de la bodega. Quienes van a almorzar acceden de forma gratuita a una visita guiada por el viñedo como parte de la experiencia. No se ofrecen tours por fuera de esta modalidad. El viñedo de Finca Perdriel es uno lo de los  más antiguos que tiene la bodega, y ese recorrido incluye la visita a una calicata, que es un corte profundo que se hace en la tierra donde se ven las características del suelo y cómo influye en las vides, y luego en los vinos. Se hace con un guía que explica todo el proceso de elaboración del vino.

También en Mendoza, en la zona de Agrelo, una etiqueta con gran visibilidad a nivel nacional muestra su viñedo. Las Perdices, que lanzó su propuesta de enoturismo a fines de 2019 y tuvo que cortar en marzo, reabrió ahora a los visitantes. Hay distintas opciones de degustación y hasta un picnic gourmet que incluye una botella de la nueva línea Chac Chac. Respetando las medidas sanitarias, las tres actividades incluyen la visita guiada por los viñedos y exteriores de la bodega. Familias con niños son bienvenidos, aclaran. “Lo que intentamos que se haga como norma es que las personas puedan reservar para tener un cierto cupo por turno. El recorrido es en un solo sentido y cada persona tiene su copa, su spitter. La mayoría de los espacios son abiertos y pueden ser ventilados. Se aprovechan con el tiempo lindo”, indica Ivanna Groba Torfe, del área de Hospitalidad de la bodega.

 

Combinación perfecta

¨Los argentinos somos ávidos consumidores tanto del vino como de los destinos con viñedos. En un año donde los argentinos estamos viajando más que nunca por nuestro país, contamos con muchas opciones como hoteles en los viñedos, paquetes con excursiones a la ruta del vino o incluso las actividades mismas de visitas a bodegas o degustaciones. Una experiencia para los 5 sentidos y en vacaciones. Por eso, ¡están dentro de los más elegidos de los últimos meses!”, señala Erika Schamis – Head of Product Non Air – Packages & Media de Almundo.

Menciona la posibilidad de realizar distantas experiencias relacionadas al vino, como las visitas a diferentes bodegas en un mismo día con degustaciones, o los Bike & Wine, en la cual se realiza el recorrido atravesando varios viñedos, y terminando con una degustación y almuerzo tipo picnic al aire libre. Uno de los paquetes más elegidos en la agencia es “Mendoza con Bodegas” por 3, 4, 5 o 7 noches inclusive que ofrece la excursión “Caminos del Vino”, donde se recorren las zonas de Maipú y Luján de Cuyo.

 

Paisajes soñados que son un maridaje perfecto para los mejores vinos.

 

Fuente: BaeNegocios, por Paula Boente

 

Artículos Relacionados