Quienes cruzaron por el Paso a Chile hacia Mendoza destacaron la rapidez del nuevo trámite. Luego, y pese a que se duplicó la cantidad de personal por el fin de semana largo, se formaron las habituales y extensas filas. El mismo operativo se hará en Semana Santa.

Hasta poco antes del mediodía, la preocupación de los encargados del Paso a Chile estaba ayer repartida entre los tres accidentes que habían ocurrido en los pocos kilómetros que hay de Penitentes a Horcones, y en el cuándo iban a aparecer las cerca de 10 mil personas que se estimaba tenían que regresar todavía desde Chile a Mendoza. Pero tal como lo habían previsto, pasadas las 14 comenzó a alargarse la cola de vehículos en el complejo de Horcones hasta tomar la ruta.

A esa hora, además de alrededor de 80 autos y camionetas, también estaban en espera para realizar los trámites de Migraciones y Aduana ocho colectivos y un par de minibuses. Con la intención de reducir la fila sobre el corredor internacional, gendarmes y policías viales daban instrucciones a los conductores para que estacionaran en el playón según el orden de llegada. Pero seguían apareciendo nuevos vehículos la afluencia se incrementó alrededor de las 16, cuando las colas volvieron a ser la postal habitual en el corredor internacional.

Con mate y termo en las manos y expresión relajada, Leonardo -de Carrodilla- contó que con su esposa Anabel y los chicos habían salido a las 10 de Viña del Mar.

Esto porque quisieron evitar la gran concentración que creyeron iban a encontrar; llegaron al mediodía a la Aduana, justo en el momento en que ya se acumulaban los vehículos. Señalaron que no se animaron a partir a primera hora porque temían que la ruta estuviera congelada o hubiera mal tiempo. Si bien ya llevaban media hora de espera y todavía les quedaban varios metros para llegar a la entrada al complejo, consideraron que la cola se movía un poco más rápido que en otras oportunidades.

A punto de emprender la segunda parte del viaje, los Sánchez resaltaron que el trámite había sido bastante eficiente ya que llegaron a Horcones a las 13.15 y 40 minutos después podían volver al camino. Para eso habían salido a las 10.20 de Con Con, Chile.

En el complejo se habían habilitado todas las cabinas de Migraciones y Aduana y los cinco carriles para vehículos. Además, hubo un refuerzo del 100% del personal, al punto que llegaron personas desde Buenos Aires e incluso de Entre Ríos para agilizar la atención.

Asimismo, a las 14 se abrieron también las seis cabinas que se encuentran en el exterior, pese a la lluvia que caía sin interrupción. Según adelantaron las autoridades, el mismo operativo está previsto para Semana Santa.

Paso abierto

Mientras supervisaba las tareas para intentar recuperar una camioneta de la Policía que cayó por un barranco (ver aparte), el comandante principal Claudio González, del Escuadrón 27 de Gendarmería Nacional, adelantó que esperaban que la mayor cantidad de vehículos apareciera entre las 14 y las 16.

Es que a partir del jueves, pero sobre todo viernes y sábado, cruzaron a Chile unas 17 mil personas y el lunes apenas volvieron unas 7 mil. De hecho, muchos emprendieron el retorno a última hora de ese día, al punto que hubo movimiento intenso hasta las 2 de la mañana.

Es que se habían pronosticado lluvias y nieve para la jornada de ayer, por lo que varios prefirieron acortar su estadía en Chile pero asegurarse la posibilidad de cruzar. Efectivamente, entre las 9 y las 10.30 de la mañana neviscó en la alta montaña argentina y las precipitaciones con nieve se extendieron por tres horas del lado chileno.

González, quien es el coordinador del Paso a Chile, comentó que estaban en comunicación permanente con los encargados al otro lado del túnel internacional ya que el cruce podía cerrarse en cualquier momento y el pronóstico no es favorable tampoco para el día de hoy. Pese a eso, al cierre de esta edición el túnel continuaba abierto y el tránsito seguía siendo normal.

“Es la primera vez que paso tan rápido”, comentó incrédula Silvia Basile, de Rodeo del Medio (Maipú), quien contó que apenas le tomó 20 minutos completar el trámite en Horcones, alrededor de las 12. La mujer comentó que venían preparados para tener que esperar 4 o 5 horas, pero que también imaginaron que muchos iban a volver después del mediodía y optaron por evitar ese tumulto.

Efectivamente, conforme fueron pasando las horas y se juntaron los vehículos en el ingreso a Horcones, se fue formando una larga fila que llevó la espera de algunos para hacer el trámite hasta una hora y media.

Octavio, Ezequiel, Santiago y Tomás, cuatro jóvenes cordobeses, opinaron que la gestión había sido más ágil, aunque también reconocieron que había menos viajeros que en ocasiones anteriores. Algo similar planteó Elizabeth Ojeda, quien, con Liliana Arellano, volvía de Viña del Mar en colectivo. La mujer comentó que la clave para no tener que aguardar tanto es elegir el primer coche que emprende el camino.

Este fin de semana largo fue el primero en que se probó el funcionamiento del nuevo sistema migratorio, por el cual se escanea el DNI en lugar de tener que llenar a mano un formulario.

Con esto se esperaba un ahorro en el tiempo del trámite. Sin embargo, los integrantes de la familia Aquistapace, quienes partieron hacia Con Con el viernes pasado, relataron que no les significó una gran diferencia a la ida porque del lado de Chile se toman bastante tiempo para la revisión del equipaje y hasta tuvieron que aguardar un poco más ya que estaban entrenando un perro de los que olfatean las pertenencias de los pasajeros.

Fuente: Diario Los Andes
27/03/2015

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.