En un adelanto de lo que será en los próximos días la presentación de los estudios económicos del Oeatur, el director del Observatorio, Pablo Singerman, dijo que la incidencia del costo fiscal sobre el margen de la intermediación es del 54%, más alta que en muchos países de la región. Preocupan la tendencia a la concentración, la falta de acceso al crédito y la pérdida de rentabilidad.

Como una suerte de aperitivo (que deberá ser condimentado con mucho análisis) de lo que será en pocas semanas la presentación oficial de los estudios, el director del Oeatur, Pablo Singerman, presentó algunos datos aislados de los cuatro informes económicos en ciernes: el anuario 2014, el informe trimestral de expectativas 2015, uno especial de competitividad por precio y uno de fines de semana largos. Algunos de estos parecieran tan contradictorios entre sí, que sin dudas requerirán una lectura en profundidad para no caer en equívocos. Por ejemplo, en 2014 la creación de agencias de viajes alcanzó la mayor marca de los últimos años. O sea, producto del saldo entre aperturas (458 altas) y cierres (221 bajas), se incorporaron al sector nada menos que 237 agencias nuevas, que hicieron que la demografía del segmento se ampliara un 5%. Al margen de las características muy particulares que tiene la dinámica de creación de intermediarias de viajes en función de las bajísimas barreras regulatorias para ingresar al mercado, lo que a simple vista pareciera una prueba de la buena salud de la industria (claramente no lo es) se choca con los serios problemas de sostenibilidad de los jugadores que llevan tiempo en este ecosistema. En este sentido, el dato más elocuente provisto por Singerman es el que muestra el proceso inversamente proporcional entre costos y rentabilidad, que –sumado al aceleramiento de otros procesos nocivos– pone en jaque a la mayoría de las pymes del segmento. Según grafican los estudios del Observatorio entre abril de 2014 y marzo de 2015 el tipo de cambio oficial tuvo un incremento del 10,1%, mientras que el incremento salarial fue del 31,4%. En una estructura promedio donde los precios son dados por el mercado la distorsión es peligrosa. “La incidencia del costo fiscal (léase impuestos y cargas laborales fundamentalmente) sobre el margen de rentabilidad de la intermediación es del 54%, una cifra mayor que en muchos países de la región”, explicó Singerman. Por otra parte, el mismo año que más intermediarios de servicios turísticos se crearon fue aquel en que cómo hace mucho tiempo más empleo se destruyó en el sector. El economista sumó al cóctel de desafíos el aceleramiento del proceso de concentración de la producción en pocas manos (sobre todo las .com y los consolidadores), cuyo panorama será detallado cuando se presenten los informes.

EXPECTATIVAS.

Casi tan curioso como las contradicciones anteriores son los resultados del informe de expectativas para este trimestre, donde se pasó de un 73% de opiniones negativas a esta altura del año pasado a un 40% de pesimismo actual sobre las condiciones inmediatas.

De hecho, se presenta como avance el hecho de para el 20% la situación de 2015 va a mejorar. No hay que olvidarse que la expectativa es siempre medida contra el período anterior y que 2014 fue un pésim año para la mayoría. Pero aún en ese contexto, no deja de ser todo un dato que el 71% de las empresas piensen que van a mantener su dotación de personal (aunque preocupa pensar que casi el 25% irá por su reducción).

Fuente: Ladevi
11/06/2015

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.