En la esquina de la Ruta 92 y 94, en Tunuyán, abrió el paseo Pérgolas de Vista Flores, un paseo comercial y de recreación sobre el mundo del vino. Su “Monumento al Vino” pretende convertirse en un ícono turístico como el “cucú de Carlos Paz”.

Sin dudas, el Malbec ya tiene su escultura: diez mega botellas de vino colocadas en Vista Flores se están transformando en íconos del Enoturismo mendocino.

Diez grandes botellas de vino, hechas en fibra de vidrio que miden siete metros de altura por dos de diámetro, colocadas en sendos pedestales de granito que las realzan aún más, conforman el llamado “Boulevard del vino”. En poco tiempo las grandes esculturas se volvieron un ícono del lugar y una parada obligatoria para cualquier visitante, sobre todo durante los fines de semana y feriados.

En la intersección de las rutas 92 y 94, turistas y mendocinos ya se pueden sacar fotos al lado de una gran botella de vino para llevarse de recuerdo una imagen con uno de los íconos del terruño visitado, degustar un buen Malbec y recibir información acerca de la bodega que lo produce y enterarse de las demás actividades que pueden disfrutarse como parte de un circuito o una completa ruta de viaje por el Valle de Uco.

Vista Flores, en Tunuyán, en pleno centro del Valle de Uco, unos 100 kilómetros al sudoeste de Mendoza, tiene aspiraciones de convertirse en “la Napa Valley de Latinoamérica” (que es el centro del Turismo Enológico de Estados Unidos) y estas botellas gigantes de vino suman un nuevo atractivo a esas pretensiones.

El punto geográfico elegido para ubicar este emprendimiento es estratégico. Allí confluyen y se entrecruzan los denominados Caminos del Vino, rodeado por las bodegas que ya son reconocidas en todo el mundo, pero también al ya reputado Manzano Histórico; a La Consulta, en San Carlos; y el Corredor Productivo, en Tupungato.

“Pérgolas de Vista Flores” es el nombre de un novedoso paseo comercial y de recreación abocado al mundo del vino que busca captar al turista en general, ofreciendo varias actividades para realizar in situ o mostrando la oferta de la región a través de distintas propuestas informativas. Aunque los propietarios de Pérgolas de Vista Flores idearon estos atractivos con el fin de llamar la atención del turista para que se detuviera en este cruce, los botellones son ofrecidos como publicidad para las bodegas de la región.

Pérgolas de Vista Flores, que tiene como telón de fondo la enorme y bella Cordillera de los Andes, es un centro de información turística y polo gastronómico conformado por nueve pérgolas realizadas en madera rústica, vidrio y techos de tejas, dando una imagen de cabañas. Allí funcionan un wine bar, una casa de té, venta de regionales y artesanías y un gran informador turístico donde los prestadores valletanos puedan ofrecer sus actividades o productos. También tendrá un SUM para realizar encuentros culturales, una sala de cine, y en el interior un barrio privado de casas de fin de semana, en cuyo núcleo habrá cabañas de turismo y un spa.

Efectivamente, según lo proyectado, Pérgolas de Vista Flores no sólo será innovador para la zona sino que ostenta también tener una planificación ambiciosa. En las hectáreas posteriores a lo que ya se luce en este predio se construiría una galería comercial con más de 25 locales, un espacio verde interno para el divertimento y hasta un complejo habitacional que podría incluir una sala de cine.

 

Fuentes: Diario UNO y EcoCuyo

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.