Así lo aseguró el secretario de Ambiente y Ordenamiento Territorial, Humberto Mingorance. Sólo hay un 20% del área del piedemonte poblada con su respectiva declaración de impacto ambiental.

 

Cuatro meses después de que el Gobierno de Mendoza declarara la emergencia ambiental en el piedemonte mendocino, lo que paralizó todas las construcciones que allí se estaban realizando, la Secretaría de Ambiente ya definió cuáles serán los nuevos usos de el suelo. Esto se da luego de un informe realizado sobre un total de 1.243 kilómetros cuadrados.

Allí se permitirán actividades como la agricultura, los usos turísticos y recreativos, y en menor medida, para las urbanizaciones.

«Hay 20% del área, donde se avanzó con emprendimientos urbanísticos, donde están los que ya tienen la Declaración de Impacto Ambiental (DIA); por otro lado, hay otro grupo que está fuera de regla y tendrá que adecuarse a las normas», explicó el secretario de Ambiente y Ordenamiento Territorial, Humberto Mingorance.

Luego añadió:  «También se tienen en cuenta los futuros emprendimientos, que deberán regirse con nuevos códigos de edificaciones. Mientras que 65% y 75% del piedemonte va a quedar como una gran área de reserva que va a tener usos pero culturales, recreativos y turísticos».

La zona fue víctima de una edificación descontrolada, ya que se habilitaron lotes sin servicios, sin estudios de impacto ambiental, y con un gran riesgo de inundaciones.

«La zonas más críticas que tenemos se ubican en parte de El Challao y en el Nuevo Distrito en Luján, que es Vertientes del Piedemonte, que van a tener que adecuarse para vivir seguras. La gente que vive en el lugar nos ha manifestado que está dispuesta a pagar las obras para adecuarse a la normativa. La vamos a acompañar en este proceso», aseguró el funcionario.

Además subrayó: «Vamos a arribar a una solución para cada caso entendiendo el proceso social que hubo, para brindarles agua a todos los que están fuera de la zona de riesgo y ya se está hablando para buscar alternativas para quienes están en una situación insalvable y tendrá que irse de ahí».

El ordenamiento del piedemonte sería presentado la semana próxima, una vez que queden delimitadas las áreas. En los casos donde se habilite la construcción, se deberá preservar la flora y la fauna.

Fuente: Jornada Online
12/08/2019

Artículos Relacionados